scorecardresearch
José Luis Loarce

Con Permiso

José Luis Loarce


Eméritos sin edad

07/06/2022

En la antigua Roma los soldados licenciados eran eméritos. Para esos veteranos el emperador Octavio fundó Emerita Augusta (Mérida). Ahora solo son eméritos los catedráticos y los Reyes. Aunque nadie y todos queremos ser eméritos, recibir el meritoriaje del deber cumplido y seguramente inacabable. Hoy, viaja desde el latín a la rara prosodia del republicanismo, a costa de las erróneas distracciones y excentricidades (consentidas) de JCI (84), que no borran, ni empequeñecen, su hoja de servicios democráticos desde el final de la dictadura. Es el desfondamiento de un sustantivo que se adjetiva, o un adjetivo sustantivado y arrastrado por los suelos de la actualidad política y por los mares crespos de las regatas. Batida antimonárquica que prosigue estos días con la serie documental de seis capítulos, en la Sexta y su plataforma, Los Borbones: una familia real.
Estábamos en esas, en el meritoriaje de mareas bajas o negras, o en ternos corinto y oro en Las Ventas, apenas dilucidado si los espías del CNI iban por cuenta propia o ajena y si habrá alguna vez, como antaño, nuevos papeles secretos del Cesid. O si espiarán también a los coaligados podemitas, que no quieren OTAN a pesar de los misiles invasores del autócrata Putin.
Y en esas, que aterrizaron de nuevo en España los músicos más eméritos del emérito mundo, la emérita Satisfaction, los Rolling Stones, que el pasado miércoles asaltaron el Metropolitano. Ya solo tres, Jagger (79), Richards (78) y Wood (75), 232 primaveras de eternidad rockera, sesenta palos de rock sin andadores ni dentaduras postizas, 'golfos de pedestal', los ha llamado Ángel Antonio Herrera. Uno era más de Beatles que de Rolling, pero una calurosa tarde de julio del 82 nos quedamos con las ganas del mítico concierto del estadio Calderón por no tener las 4.000 pesetas que costaban las dos entradas, optamos por la reposición de Cantando bajo la lluvia, qué cosas, sin prever el tormentón que caía a la salida de aquel cine de la glorieta de Bilbao, y qué baño se llevaron público y sus Satánicas Majestades. 
En esas, decía, que llega Isabel II (96) y celebra 70 años de reinado, de estabilidad, neutralidad y catorce primeros ministros, con un 80% de popularidad personal y el 61% de apoyo a la monarquía británica, a prueba de escándalos familiares. Y simultáneamente, Rafa Nadal (36), grande entre los grandes, anota en París su 14º Roland Garros y el 22º Grand Slam. Maneras de llegar a la emérita inmortalidad. 
Llegar, y cómo, a eméritos activos, áureos, gloriosos. Como los que levantaron la Emérita extremeña. O como los que desafían histrionismo, rock&roll, annus horribilis y escafoides sobre los siglos.