Imputan un homicidio imprudente a un cazador y encubrimiento a otro

Pilar Muñoz
-

Fueron detenidos tras la muerte de un hombre el 26 de septiembre en una finca de Herencia. Se habló, en un principio, de muerte accidental

A uno de los dos cazadores detenidos tras la muerte de otro mientras practicaban la actividad cinegética se le ha imputado un delito de homicidio imprudente y a otro, un delito de encubrimiento, según ha podido saber La Tribuna.
Los hechos ocurrieron el pasado 26 de septiembre en una finca próxima al paraje de Los Jarales, que se encuentra en Herencia, a unos diez minutos de Villarrubia de los Ojos.
Era de noche y, al parecer, estaba de espera con un amigo, cuando se produjo un disparo accidental que alcanzó a uno de los cazadores en una pierna. El herido resultó ser un joven de 32 años, vecino de Villarrubia de los Ojos, que murió desangrado. En un principio se habló de un disparo fortuito con su propia escopeta.  
Según informó entonces el Servicio de Emergencia 112, el joven «llegó cadáver» al Centro de Salud de Villarrubia, adonde fue trasladado por una persona.
Sin embargo, la autopsia practicada al cadáver y posteriores pesquisas realizadas por la Guardia Civil dieron un giro a la investigación abierta para esclarecer las causas de la muerte. Poco después eran detenidos dos hombres por su presunta relación con la muerte del cazador de Villarrubia de los Ojos.
Tras ser puestos a disposición judicial, se les ha imputado un delito de homicidio imprudente a uno de los detenidos y encubrimiento al otro.
La muerte del cazador de Villarrubia de los Ojos fue la segunda ocurrida en lo que va de año durante la práctica de la caza en la provincia de Ciudad Real. La primera se produjo a últimos de enero, cuando un hombre de 45 años murió de un disparo accidental efectuado por su hermano mientras participaba en una montería en una finca del término municipal de Navalpino.