Jesús Fuentes

ÁNGULOS INVERTIDOS

Jesús Fuentes


Pepe Retana, un talaverano en la Transición

19/07/2023

Conocí fuera de España la noticia del fallecimiento de Pepe Retana, uno de los protagonistas de la Transición democrática de Talavera de la Reina. Pepe Retana pertenecía a ese numeroso grupo de españoles que sabían que la dictadura carecía de viabilidad, nacional en internacional, y había que apostar por la democracia. Aunque tampoco se sabía en qué podía consistir esta, así que se dedicaron a inventarla. Coincidieron estos años con las primeras manifestaciones de una crisis económica que ya rondaba Talavera, a pesar de lo cual fueron los primeros años de la transformación brillante de Talavera. De ser un pueblo pasó a convertirse en una ciudad con iniciativas, con comercios que intuían lo que se les venía encima, pero con una actividad constructora frenética. Las gentes de la zona abandonaban los pueblos y adquiría una vivienda en Talavera,  por lo demás con una calidad y precio que las hacían muy competitivas. Talavera se convertía en una ciudad dinámica, emprendedora y alegre, pero como divisaba Retana, desde su punto de observación, existían más apariencias que realidades.
Viene esto a cuento porque fue en este conglomerado político, social, económico y colectivo donde se lanzó La Voz de Talavera, que dirigía, y en más ocasiones de las que se conocen, la escribía y la maquetaba al completo. Fue este periódico durante algún tiempo el único  de la provincia de Toledo. Toledo y su provincia por alguna razón incomprensible es la que menos lee periódicos locales probablemente de toda España. Se me escapa si lee otros, pero tengo la impresión que tampoco la lectura es una de sus aficiones favoritas. La Voz de Talavera estaba allí para contar los nuevos tiempos de la democracia. Contó la constitución del primer Ayuntamiento democrático, las crisis  de este Ayuntamiento y el inicio del cambio de Talavera. Y en medio estaba él. Observando, anotando y analizando con su socarronería de hombre de pueblo los acontecimientos que sucedían en Talavera, pero también en Toledo. Por unos años Pepe Retana fue uno de los imprescindibles no solo para conocer las corrientes subterráneas y  superficiales que transcurren por Talavera, sino también de la provincia. Eso condujo a la formación de un periódico más amplio que cambió su nombre por  La Voz del Tajo. El Tajo era lo que unía Toledo con Talavera y el que servía de pretexto para un proyecto informativo de mayores pretensiones. Fueron tiempos de audaces improvisaciones y de inventiva constante, pues sabiendo que la información y la opinión son la base de la democracia y conociendo  la resistencia a leer la prensa local, seguir publicando era una heroicidad antes que un negocio. Y es que un medio de comunicación tiene que ser una empresa y como toda empresa necesita mantenerse económicamente para informar a los ciudadanos todos los días.
Los años siguieron pasando, el protagonismo de la Transición perdió su brillo y la democracia ya no era un objetivo, sino un sistema en el que los ciudadanos vivían con toda naturalidad. España se constituyó, según la Constitución, en un Estado descentralizado, organizado en Comunidades Autónomas,  pero la transformación no terminó de sentar bien a Talavera. En algún momento impreciso perdió sus perspectivas, como ya se veía venir y Pepe lo contaba con cierto pesar. La ciudad dejaba de ser el centro de referencia de una amplia zona rural, agrícola y de comercio que alcanzaba a Extremadura, Ávila y hasta una parte de Madrid. En los últimos años la situación se ha tratado de revertir. Y nadie, como el presidente Emiliano García Page, le ha dedicado tantos esfuerzos a la transformación de Talavera de la Reina.
De estos últimos movimientos Pepe Retana ya estaba apartado. Nos falta su interpretación, su escepticismo resabiado de quien ha soportado demasiadas desilusiones. La enfermedad y, listo como el que más, sabía que su protagonismo como hombre de la Transición en Talavera de la Reina había pasado. Era ya una figura en un paisaje que la mayoría ignora cómo se formó. Creen que siempre fue así, como lo ven ellos. Desconocen que personas como Pepe Retana fueron los artífices de ese nuevo escenario. Y por ese trabajo este es un recuerdo y un homenaje  a un hombre afable e inteligente, defensor infatigable de Talavera de la Reina y deseoso de un futuro distinto para su ciudad. In memorian.