La revitalización del ladrillo ya se nota en el Contencioso

Pilar Muñoz
-

En los dos juzgados con competencia para toda la provincia han empezado a entrar asuntos nuevos, pleitos 'arrastrados' y contra inmobilarias por vender pisos y cobrar en 'negro'

La revitalización del ladrillo ya se nota en el Contencioso - Foto: Tomás Fernández de Moya

La crisis disparó la entrada de asuntos en los juzgados de lo social o de mercantil, una saturación que todavía no se ha resuelto. En cambio, en los dos juzgados de lo Contencioso-Administrativo de Ciudad    Real el parón de la economía supuso una ralentización de la actividad por una razón obvia: las administraciones se quedaron sin dinero y hubo unos años en los que apenas se licitaron obras. Ahora, con la recuperación económica la situación tiende a normalizarse y están volviendo a entrar asuntos de índole urbanística.
Vuelven a entrar pleitos en los dos juzgados de lo Contencioso-Administrativo con competencia en toda la provincia. «Pleitos arrastrados desde hace años, cuestiones que están mal resueltas», indican los magistrados Antonio Barba y Benjamín Sánchez, titulares de los contenciosos número 1 y 2, respectivamente. Recuerdan que «se empezaron a hacer obras, llegó la crisis y las empresas quebraron o dejaron de ser rentables» y esas edificaciones en construcción se pararon, quedaron en el limbo.
Ahora, desde su atalaya, perciben que hay cierta tendencia a invertir otra vez y se retoman aquellas cuestiones pendientes y/o mal resueltas. Por ello, en los dos juzgados Contencioso se ha empezaron a registrar pleitos de naturaleza urbanística, muchos que se arrastraba y otros nuevos. El ladrillo parece que ha superado la crisis y está acrecentado los pleitos en los juzgados de lo Contencioso.
La revitalización del ladrillo ya se nota en el ContenciosoLa revitalización del ladrillo ya se nota en el ContenciosoEl urbanismo y la responsabilidad patrimonial (caídas en la calle, mala praxis ...) siguen siendo los asuntos más frecuentes en estos dos órganos judiciales, aunque también empiezan a ser muy comunes los litigios relativos a la plusvalía sobre todo a raíz de una sentencia del Supremo que ha declarado que no es constitucional gravar un incremento que no ha existido. «Se dicta una sentencia, el ciudadano piensa que le puede favorecer, buscan un abogado y entra una pequeña avalancha en el juzgado», indica el juez Antonio Barba, quien añade que el contencioso es una materia «muy compleja» y «muy variada», ya que resuelve asuntos que va desde una multa de tráfico, hasta el pleito contra una inmobiliaria que vendía pisos y cobraba en ‘b’ (en negro), pasando por litigios de responsabilidad patrimonial, por incumplir la ordenanza de ruidos, uso de aditivos en la carne, arranque de viñedo.
En el momento que alguien tiene un problema con una administración pública acaba en el contencioso como el caso de un anciano que expulsaron de una residencia pública por portarse mal. La dirección del centro informó a la Junta y lo expulsaron un mes. El anciano recurrió y el pleito acabó el en el Contencioso. 
 


La revitalización del ladrillo ya se nota en el Contencioso
La revitalización del ladrillo ya se nota en el Contencioso