PSOE, el objetivo de ampliar el triunfo con viento a favor

SPC
-
PSOE, el objetivo de ampliar el triunfo con viento a favor - Foto: Inma Mesa

Los socialistas aspiran a ampliar su poder territorial, aunque para ello necesiten alianzas con otros partidos, para así consolidar la victoria que logró Pedro Sánchez en lasgenerales el pasado 28 de abril

Con el viento a favor de su victoria en las generales hace solo 15 días, el PSOE vuelve a depender de la movilización de la izquierda para lograr un buen resultado el 26-M que le permita aumentar su poder autonómico y municipal mediante alianzas distintas en cada territorio.
El CIS apunta a que los socialistas tienen opciones de gobernar en las 12 comunidades que van a las urnas y que serán los más votados en todas menos Cantabria y Navarra, lo que supondría un hito histórico en regiones en las que no gana desde hace prácticamente tres décadas, como Madrid (desde 1991), Murcia (1993) y Castilla y León (1986). Un éxito importante que se podría anotar en su haber político Pedro Sánchez, al vincularlo a su decisión de adelantar las generales para romper el ciclo de triunfo de la derecha que se abrió en diciembre en Andalucía.
De las 12 regiones en las que hay elecciones, el PSOE preside cinco: Asturias, Aragón, Baleares, Castilla-La Mancha y Extremadura, gracias en la mayoría de ellas a los pactos alcanzados en 2015 con Podemos. El declive del partido de Pablo Iglesias, unido a otros cambios en el panorama político, como la debacle del PP, el auge de Cs y la irrupción de Vox configuran ahora escenarios más abiertos que hace cuatro años.
Ahora, con la misma estrategia que en las generales -llamada a la movilización para que la derecha de tres siglas no sume y para que España avance-, los socialistas aspiran a mantener esos cinco Ejecutivos autonómicos, a arrebatar el de Canarias a Coalición Canaria; a seguir cogobernando en Cantabria, donde mejoraría sus resultados, con el regionalista Miguel Ángel Revilla; y a alcanzar el poder con pactos en Navarra.
La llave de algunos Parlamentos regionales, como los de Castilla-La Mancha, Extremadura, La Rioja, Castilla y León, podría ser, según el CIS, Ciudadanos. Sin embargo, la mala relación entre los líderes de ambos partidos, Sánchez y Albert Rivera, así como la apuesta del presidente naranja por ser la alternativa al POSE dificultan lo que en la cúpula socialista llaman la vía de la centralidad, que algunos querrían explorar para evitar conceder más poder autonómico a Podemos. Además, está por ver que Cs quiera extender el perímetro de su cordón sanitario al PSOE por todos los territorios, como también la gestión que hace Sánchez del aviso «con Rivera, no» que le dieron los militantes la noche del 28 de abril.
ayuntamientos. Algo similar podría ocurrir en los ayuntamientos, donde los de Rivera podría ser claves también para que el PSOE mantuviera numerosas alcaldías y lograse algunas nuevas. Actualmente, los socialistas gobiernan en unos 2.800 de los 8.100 consistorios de España, gracias en algunos casos a que en 2015 participaron en pactos con otros partidos para desalojar al PP del poder. 
Además, en las municipales de ese año sufrieron un fuerte revés en las grandes ciudades, al perder más de medio millón de votos en Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao y Zaragoza, y quedar relegados por Podemos a tercera e, incluso, a cuarta fuerza política, como ocurrió en la capital. Cuatro años después, Sevilla sigue siendo la única gran ciudad en la que tienen prácticamente garantizada la Alcaldía.