Casimiro Sánchez vuelve a 'pelear' por la Alcaldía

D. R.
-
Casimiro Sánchez vuelve a ‘pelear’ por la Alcaldía - Foto: RUEDA VILLAVERDE

El que fuera alcalde socialista de 1994 a 2004 regresa a la primera línea política tres lustros después de su renuncia para encabezar la lista del Partido Ibérico

Casimiro Sánchez Calderón nació semanas antes del fin de la Guerra Civil Española en la localidad ciudadrealeña de Almadén, si bien ha pasado la mayor parte de su vida en Puertollano, una ciudad de la que llegó a ser su alcalde durante dos décadas. Tomó las riendas de la ciudad industrial en la convulsa legislatura municipal de 1991 a 1995, en la que se sucedieron tres alcaldes socialistas, primero Santiago Moreno de 1991 a 1993, después Manuel Juliá entre ese año y el siguiente y por último Sánchez Calderón, que tomó el bastón de mando en 1994 y no lo soltó hasta 2004, cuando a mitad de la legislatura dimitió en beneficio de Joaquín Carlos Hermoso Murillo, predecesor de la actual regidora municipal, Mayte Fernández, que no opta a la reelección.
Tras su dimisión, Sánchez Calderón ha vivido apartado de la primera línea política hasta que en 2014 fundó el Partido Ibérico (Íber), cuyo fin pasa por «romper con el sistema establecido e iniciar una nueva era de esperanza y prosperidad en Portugal y España». En base a ello y según indica en su web oficial, el Íber «tiene aspiraciones a gobernar liberando así a portugueses y españoles de la esclavitud a la que están siendo reducidos por los poderes especulativos sin que los presentes responsables de nuestras naciones muestren capacidad para bloquear esta ignominia».
La fundación de este nuevo partido político le hizo abandonar el PSOE tras 45 años de militancia y ahora en 2019 el Partido Ibérico se enfrenta su primer plebiscito popular, puesto que concurre a las elecciones municipales del domingo de la próxima semana con el objetivo de lograr representación en la Corporación municipal de Puertollano, a la que concurren hasta ocho candidaturas y que pasará a estar formada por 21 concejales y no por los 25 actuales tras bajar la ciudad de la cota de los 50.000 vecinos empadronados.
De este modo, el veterano político Casimiro Sánchez Calderón vuelve a presentarse como cabeza de lista en unas elecciones municipales, siendo ésta la cuarta vez que lo hace y la primera con otro partido que no sea el socialista. La candidatura del Íber llama la atención no sólo por llevar en primera posición a una persona que ya ha sido alcalde con otro partido político sino también por estar cerrada por el presidente de esta formación, Ramón Martín-Lara.
En su carta de presentación como candidato del Íber a la Alcaldía, Sánchez Calderón señala que «formo parte de una candidatura de hombres y mujeres dispuestos a trabajar con dedicación, esfuerzo, lealtad y amor por la verdad» y añade que «no tenemos ninguna varita mágica, pero sí propuestas eficaces y realizables si somos coherentes y reivindicativos ante las instancias superiores, pues son urgentes e imprescindibles». «Vuestro voto también será imprescindible para poder aplicar el programa del Partido Ibérico», finaliza. El primer punto de su programa electoral apuesta por una «Corporación municipal de unidad con un gobierno de salvación».