Calvo quiere el 26 la misma participación que en generales

L.G.E.
-

«Necesitamos esos cuatro años de coordinación entre socialistas y de estabilidad para España», pidió la vicepresidenta del Gobierno de España en un mitin con Page en Ciudad Real

Calvo se ganó al público nada más empezar y decir que faltaba un 'mucho' delante del lema 'Mejor con Page'. - Foto: David Pérez

A Carmen Calvo le van los mítines. Se empleó a fondo cuando la última semana de campaña de las generales estuvo en Talavera y en Torrijos y recordó que entonces le preguntaron si iba a volver de campaña para las municipales y autonómicas a Castilla-La Mancha. «Ya me he abonado a Castilla-La Mancha», confesó esta tarde en Ciudad Real, «pensamos que los castellano-manchegos son menos alegres que los andaluces, eso es falso». Page le apuntó que «esta es una tierra alegre y Ciudad Real, que está cerquita de Andalucía más».

Alegre estuvo Carmen Calvo la noche del 28 de abril en Ferraz al ver los resultados de las generales. Y ahora que se acerca una triple cita electoral, con autonómicas, municipales y europeas, ve un horizonte muy positivo, pues avisa de que la proximidad de las urnas ya no va a servir de excusa para gobernar. «Nos vamos a tener que entender ayuntamientos, diputaciones, Gobierno de España, políticas europeas», enumeró. Y además asegura que serán cuatro años cruciales: «Hay muchos elementos profundos para los siguientes cuarenta años de este país».

La vicepresidenta del Gobierno de España confesó que «necesitamos esos cuatro años de coordinación entre socialistas y de estabilidad para España». Y añadió que no es una cuestión baladí para afrontar la cuestión catalana.

Con ese horizonte a la vista, Calvo se empleó para movilizar el voto de cara al 26 de mayo igual que ya lo consiguió el PSOE el 28 de abril. «El nivel de participación de las generales se tiene que repetir el 26 de mayo», clamó. Recordó que los ciudadanos intervienen así en política y espera la misma respuesta que tuvieron en las generales. «Han intervenido, cuando han visto a los radicales, corruptos, a los extremistas que ponen en desequilibrio elementos asentados desde hace cuarenta años», subrayó.

Calvo dedicó buena parte de su intervención para desenmascarar a los liberales. «Ahora algunos, vestidos de liberales, nos llegan diciendo: bueno nosotros vamos a ocupar el centro», avisó, «no no, el liberalismo es una fina capa de derecha». Y avisó de que estas elecciones van de eso, de votar entre la izquierda y la derecha. Calvo explicó que el liberalismo se resume en que «todo se pesa, se mide, se cuenta, se compra y se vende, todo lo que el mercado resista, se justifica».

La dirigente socialista admitió que hay oferta y demanda, que hay economía de mercado, pero puso una línea roja. «Para los socialistas hay cosas que no están en compra y venta», proclamó, «nuestros derechos y libertades no pueden formar parte del mercado».

Al ver el cartel que ocupaba el fondo del escenario del mitin, un gran panel blanco en el que se lee ‘Mejor con Page’, Calvo comentó que habían dejado un hueco para poner «mucho mejor con Page». El candidato dice que están a tiempo de cambiarlo, pero que no querían «apabullar».