La variante británica está detrás de 3 de cada 4 casos

Hilario L. Muñoz
-

El Ministerio señala un incremento de quince puntos en la semana previa a la Semana Santa y sitúa a la región entre las que más afección tienen de la cepa

La variante británica está detrás de 3 de cada 4 casos - Foto: Rueda Villaverde

Castilla-La Mancha se encuentra al inicio de la posible cuarta ola del coronavirus. Esta semana ya hay dos municipios de la provincia de Ciudad Real a los que se le ha decretado el nivel 3 reforzado de medidas para frenar la pandemia y son varios los que tienen nivel 3 en toda la región. Se trata de una situación agravada por la movilidad y los encuentros de la Semana Santa, pero también por el incremento de la presencia de las distintas cepas, como la británica, que puede conllevar brotes más explosivos. De hecho, la situación es tal que en Castilla-la Mancha, según los últimos datos del Ministerio, publicados esta semana, detrás de tres de cada cuatro contagios se encontraba la cepa británica. El dato del Ministerio sitúa ya la expansión de esta variante en un 74,4 por ciento de los casos, tras buscar estas variaciones en 415 de las muestras positivas de coronavirus realizadas en los centros del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam). Los datos hacen referencia a la semana 12, justo la previa a las vacaciones de Pascua, lo que muestra la preocupación ante el posible incremento del coronavirus por la presencia de estas variantes

La situación de Castilla-La Mancha se encuentra en la media dentro del panorama nacional, donde la cepa inglesa ha sustituido a todas las demás variantes como mayoritarias. Es más transmisible y probablemente más letal. «La situación en España, estimada mediante marcador o PCR específica, es de diseminación amplia y ha aumentado rápidamente en las últimas semanas», señala el Ministerio en dicho documento. De hecho entre la semana 11 del año, la del 15 al 21 de marzo, y la inmediatamente posterior, del 22 al 29, se ha incrementado en 15 puntos su incidencia en Castilla-La Mancha, el mayor incremento de la Península. 

Para hacer una idea de la importancia de la variante británica, a finales de febrero, detrás de uno de cada tres casos se encontraba la variante inglesa. Cuatro semanas después, el dato se ha triplicado y lo ha hecho, además, en un mes en el que se han reducido los contagios, excepto en los últimos días de marzo en que se avistaba la posibilidad de que hubiera una nueva oleada de contagios. Hay que tener en cuenta que aún está por ver la importancia de las vacunas, para reducir la transmisibilidad del virus. 

La variante británica está detrás de 3 de cada 4 casosLa variante británica está detrás de 3 de cada 4 casos - Foto: Rueda VillaverdeSegún los últimos datos del Ministerio, la cepa británica supone en once comunidades autónomas el 70% de todas las variantes, de las que cinco son más del 90%. El Ministerio se encuentra indagando las variantes del SARS-CoV-2 británica, sudafricana y brasileña y que son las que más inquietan por su posibilidad de mayor dispersión y porque implican una reducción de la inmunidad adquirida, no tanto en el caso de la inglesa. El Sescam cuenta con un contrato por un importe de 1.840.384,67 para el estudio de estas variantes, lo que implica analizar entre el 1 o el 2 por ciento de todos los casos diagnosticados en la comunidad autónoma para conocer la posible circulación de alguna de las cepas.