La investigación de la nave sigue bajo secreto de sumario

A. Criado
-
La investigación de la nave sigue bajo secreto de sumario - Foto: Rueda Villaverde

La investigación sobre la nave incendiada en septiembre sigue bajo secreto de sumario y los 13 investigados, en libertad provisional. El informe de la Policía Judicial puede ser clave para aportar luz a un suceso que se cobró la vida de dos personas

Hace ya más de cuatro meses que Manzanares se despertó con la noticia de un aparatoso incendio en una nave del polígono industrial que se saldó con seis heridos, tres de ellos de gravedad, y dos fallecidos, que fueron hallados días después durante las labores de desescombro por parte de la Policía Judicial de la Guardia Civil y los bomberos de Emergencia Ciudad Real. Según informaron a La Tribuna fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJCM), la causa «sigue bajo secreto de sumario» y la situación de los 13 investigados, en libertad provisional, «no se ha modificado». Una vez finalizados los trabajos de desescombro de la nave, ubicada frente a la ITV, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Manzanares, que se hizo cargo del caso, está pendiente del informe elaborado por la Policía Judicial para avanzar en la investigación. Hasta el momento, según apuntaron en su día las mismas fuentes, la magistrada, tras tomar declaración a los 13 detenidos y no interesar el Ministerio Fiscal la medida de prisión preventiva, decretó su libertad con cargos. Todos están imputados por delitos contra la salud pública y contra los derechos de los trabajadores. Una imputación que es inicial y provisional y que se irá concretando a lo largo de la investigación judicial, que dio un giro radical con el sorprendente hallazgo de los dos cadáveres. Hay que recordar que la nave ardió un 15 de septiembre y que cinco días después, el 20 de septiembre, los bomberos y la Guardia Civil hallaron los cadáveres de dos varones entre los escombros, compañeros de los otros seis hombres que resultaron heridos de diversa gravedad en este siniestro, uno de los cuales tuvo que ser trasladado a la Unidad de Grandes Quemados del Hospital de Getafe (Madrid). El concejal de Seguridad de Manzanares, Miguel Ramírez, explicó que la nave siniestrada llevaba varios años sin actividad desde que fracasara un negocio de fabricación de colchones y pasara a propiedad del banco. Por su parte, el alcade de la ciudad, Julián Nieva, confirmó que se había presentado una solicitud de licencia de actividad en el Consistorio para almacenamiento y clasificación de ropa de segunda mano, aunque hizo hincapié en que todavía no se le había dado el visto bueno, por lo que cualquier actividad que se estuviera realizando en la nave era «ilegal».