Un empate que sabe a muy poco

Alemoy
-

1
Yugo Socuéllamos
1
Toledo
Finalizado
La falta de puntería penaliza a un Socuéllamos que se tuvo que conformar con un punto ante el Toledo

Jacinto (izquierda) pugna con Javi Robles por un balón. - Foto: Rocío Hellín (Yugo UDS)

En el fútbol si hay algo que te penaliza es la falta de puntería, el no convertir tus oportunidades de cara a la portería del rival. Es lo que, en mayor medida, le viene ocurriendo a un Yugo Socuéllamos que mereció mejor suerte frente a un CD Toledo que, al contrario que los locales, fue capaz de aprovechar su primera y única oportunidad de cara a la portería rival, para llevarse un punto del Paquito Giménez, quizá excesivo botín porque los locales, que lo intentaron de todas las maneras posibles y no tuvieron el acierto necesario de cara a gol.
Fue un buen partido por parte de ambos equipos, a pesar de que el viento deslució un choque entre dos de los conjuntos llamados a estar en el play off para el ascenso al final de temporada. 
Los locales fueron los que llevaron la iniciativa en los primeros cuarenta y cinco minutos, con un Chupi en gran estado de forma, que parece estar un punto por encima de los suyos, con rapidez, desborde y tirando buenos desmarques en busca de la portería rival. Buen encuentro del albaceteño, que volvió a ser el mejor de los blanquiazules. Todo ello culminado con un gran gol después de un buen desmarque a la espalda de los centrales toledanos, y superando a Olmedo con un buen disparo. 
Era el premio al mejor juego de los locales, más dominadores, llevando la iniciativa, intentando rasear el balón por el molesto viento, y anticipándose a un Toledo que en ataque apenas dio señales de peligro.
La ventaja local en la primera parte no hizo que los verdes diesen un paso al frente tras el paso por vestuarios, y fueron los de Manolo Martínez los que pudieron sentenciar el partido con tres buenas ocasiones de gol, sobre todo con un lanzamiento de Chupi bien neutralizado por Olmedo, Megías, en la más clara ocasión tras una falta que estrellaba el esférico en el poste; y Morros, de cabeza, en un remate que tampoco encontró la red de la portería toledana. Podría haber dejado muy de cara el Socuéllamos el encuentro, pero  la falta de eficacia fue determinante. 
cambio de rumbo. A partir de ahí, el cuadro local pareció desinflarse ante un Toledo más dominador en el centro del campo, con mayor posesión del balón y que logró el empate por mediación de Titi en una jugada muy protestada por los locales, ya que en su inicio hubo un fuera de juego visitante ignorado por el asistente. Titi se aprovechó de una jugada de Cortell por la derecha para batir con un lanzamiento ajustado al poste a Luisma.
Aún con diez minutos por delante, los locales buscaron la meta de Olmedo para romper el empate, pero los intentos blanquiazules no fructificaron ante un Toledo que dio por bueno el empate, quizá un botín excesivo para lo visto sobre el campo y que Manu Calleja, entrenador de los verdes y ex del Yugo, celebró de forma más que efusiva, a pesar de que los suyos sólo fueron capaces de empatar en Socuéllamos.