Los jóvenes dan bullicio a un Manchacómic social

D. F.
-

Pilar Zamora destaca el cómic como un elemento para la libertad que consigue cambiar el aspecto de Ciudad Real y dar a conocer nuevos personajes durante los tres días del Salón

Los jóvenes dan bullicio a un Manchacómic social - Foto: Pablo Lorente

El VI Salón del Cómic de Castilla-La Mancha desencadena de nuevo el caos entre el Centro Cultural Antiguo Casino y los jardines del Prado, que ayer bullían con la presencia de adolescentes a la caza de famoso, familias con niños, jóvenes dispuestos a ser parte de sus numerosas actividades y curiosos abiertos a dejarse asombrar mientras recorren exposiciones o asisten a los numerosos talleres y competiciones programados en distintos espacios.

Así, el patio del casino aparece este año tomado por los jóvenes dibujantes e ilustradores que buscan que su obra llame la atención de algún potencial editor mientras venden sus láminas, sus postales o sus pegatinas a los visitantes. El antaño salón de baile se divide entre una zona de videojuegos y consolas que ofrece la Asociación Gamuza, con otra zona de proyecciones y presentaciones situada en la cabecera del espacio.

La cueva se ha divido en dos espacios de talleres, aprovechando para ello la propia división natural que crean sus arcos y pilares centrales. Por supuesto, la sala de exposiciones, expone obras de varios dibujantes, aunque estos también hallan acomodo en los pasillos que conducen al balcón sobre el Prado, donde ya empiezan las carpas que sirven de cobijo tanto a la zona de juegos de mesa, como a las distintas empresas participantes en el salón y que llegan a los pies del templete de la música, otro de los escenarios para demostraciones. Más allá se puede llegar al Museo López Villaseñor donde se encuentra la exposición El Quijote en el cómic.

Mientras el equipo de organización luchaba todavía con los mandos del aire acondicionado, el acto de inauguración se celebró en el espacio elegido para las conferencias y presentaciones, la sala Carlos Vázquez, donde el director del certamen, Ángel Serrano ejerció de maestro de ceremonias ante un público en el que los dibujantes o los youtubers se mezclaban con visitantes de todo tipo y representantes institucionales, un apartado que encabezaba la alcaldesa, Pilar Zamora.

La regidora confesó: «Me paso el año esperando que llegue Manchacómic porque transforma la fisonomía de Ciudad Real, de nuestras calles y plazas».

Al mismo tiempo recordó que en estos días es posible encontrarse con personajes que no se ven el resto del año «pero que están aquí». De esta forma reivindicó que «Manchacómic es la libertad, es la reivindicación social, el que ampliemos horizontes, porque en un cómic podemos encontrar de todo: diversión, ocio, reivindicación, lucha, pelea, ideología… Un cómic es muchas veces más que un libro. Un cómic nos da opciones de decidir, de pensar».

Antes de dar paso a sus compañeros de mesa, el director del certamen, Ángel Serrano, agradeció al Ayuntamiento, «las facilidades que nos ponen para poder ocupar los jardines del Prado, el Museo López Villaseñor y el casino».

Por su parte, Gundemaro Sobrino, en nombre de Globalcaja, recordó que esta entidad apoya Manchacómic «desde su primera edición» por lo que es una satisfacción ver como esta cita «va creciendo», al tiempo que ponía de manifiesto su percepción de que este año «hay mucho más público».

El coordinador de Cepaim en Ciudad Real, Ignacio Gómez, participó en el acto inaugural en representación de ese espíritu más social con el que este año se quiere impregnar la celebración de Manchacómic. Gómez, agradeció la oportunidad de explicar la visión de Cepaim, sobre la utilidad de los videojuegos y el cómic como herramientas del cambio social.

También asistió al acto el director de la Feria Internacional del Cómic de El Provencio, José Manuel Triguero quien avanzó que unos minutos más tarde se presentaría el proyecto Héroes de Adima, por el que se promociona a artistas con capacidades diferentes.

Pero Manchacómic tiene otros muchos protagonistas, como los que se sitúan en el espacio destinado a los artistas noveles. En este zona se encontraba ayer el madrileño Pack Morello, dispuesto a repetir por segundo año en el antiguo casino. A su juicio, la ventaja de este certamen frente a los que se hacen en otras ciudades, «es que la gente entra y sale continuamente, no hay que pagar entrada y al mismo tiempo parte de las actividades están al aire libre», todo ello, sumado al buen ambiente general».

Un paso más allá está la ciudadrealeña Blanca Lemur, en su cuarto año de presencia en esta cita, quien celebra especialmente que se haya decidido ampliar el espacio dedicado a los jóvenes artistas. Para ella Manchacómic es además un éxito personal, puesto que aquí nació el grupo Gloomy Girls.

 Antes incluso de la inauguración, la Escuela de Artes Pedro Almodóvar celebró por la mañana un encuentro con Juan Manuel Muñoz, considerado la mano derecha de Ibáñez, el creador de historietas como Mortadelo y Filemón. El salón de la escuela se quedó pequeño con un gran número de alumnos que siguieron el acto de pie.