Cs necesitará al PSOE para entrar en la Mesa de las Cortes

Luis J. Gómez
-
En esta sala se reúne la Mesa de las Cortes, el órgano que decide qué plenos y comisiones se convocan y de qué temas se debate. - Foto: Ví­ctor Ballesteros

El sistema de elección les dejaría fuera si cada grupo parlamentario vota solo a sus candidatos. Tampoco tendrían senador autonómico a menos que haya un acuerdo

Ciudadanos ha pasado de cero diputados autonómicos a cuatro. Eso le da por derecho un grupo parlamentario propio, pero necesitará del apoyo de otros partidos si quiere estar presente en el órgano que dirige la Cámara regional: la Mesa de las Cortes. Está formada por cinco integrantes, un presidente, dos vicepresidentes y dos secretarios. Cabría pensar que tres de esos cargos los tendría el PSOE para tener mayoría en este órgano (se llevaría el presidente, el vicepresidente primero y el secretario primero). Los otros dos componentes se podrían repartir uno para el PPy otro para Ciudadanos, de forma que los dos tuvieran representación en la Mesa. Pero para que sea así, la formación naranja necesita que le echen una mano. 
El sistema de elección de los componentes de la Mesa dejaría fuera a los de Rivera si cada grupo parlamentario vota solo a sus candidatos. Primero se vota al presidente, que se lo llevará por mayoría absoluta el PSOE. Después se vota a los dos vicepresidentes a la vez, de forma que el PSOE conseguiría el primero con sus 19 votos y el PPel segundo con sus 10. Lo mismo ocurriría con los secretarios, que serían uno para el PSOE y otro para el PP. 
Pero los socialistas podrían favorecer a Ciudadanos, repartiendo sus votos. Doce diputados del PSOE podrían votar al candidato socialista para secretario -lo mínimo para ser el más votado- y los siete restantes podrían votar al de Ciudadanos, que sumarían once con los cuatro de los diputados de la formación naranja, superando así a los diez del PP.
En la pasada legislatura, Podemos consiguió la Vicepresidencia Primera gracias a los votos del PSOE, pero en este caso venían obligados a cambio de que los de Podemos diesen la mayoría absoluta a Vaquero para presidir las Cortes y después a Page para presidir la Junta.
¿Habrá generosidad con los senadores?. El sistema de elección de senadores autonómicos también dejaría fuera a Ciudadanos. Castila-La Mancha tiene que elegir tres (uno que le viene por ser comunidad autónoma y otro más por cada millón de habitantes que suma). Los senadores se eligen en una votación simultánea. Saldrán los tres que tengan más votos, pero siempre que tengan como mínimo una cuarta parte de los apoyos de las Cortes. Matemáticamente una cuarta parte de los votos son 8,25, así que para superar esa barrera, mínimo harán falta nueve.
Estas cuentas dan la posibilidad al PSOE de sacar dos senadores autonómicos, pues tiene 19 diputados, de forma que uno de sus candidatos podría tener 10 votos y otro 9. El PP también conseguiría uno, con los votos de sus 10 diputados.  Pero también cabe la posibilidad de que el PSOE preste votos a Ciudadanos para que los tres senadores autonómicos se repartan entre los tres partidos con representación. Habrá que ver si los socialistas son tan generosos, pues no es lo mismo dejar hueco a Ciudadanos quitando un miembro de la Mesa al PP, que hacerlo a costa de un senador que podría ser socialista.
En la pasada legislatura sí hubo generosidad. Los tres senadores autonómicos fueron de PSOE, PPy Podemos respectivamente, pero de nuevo en esta ocasión los socialistas necesitaban del apoyo de la formación morada para el Gobierno regional. Hubo incluso que hacer la elección de senadores autonómicos en dos votaciones diferentes, algo que generó ciertas dudas de interpretación del reglamento.
Para el funcionamiento ordinario de las Cortes es preciso constituir comisiones, que son grupos de trabajo que hacen control de gobierno y votan las modificaciones a las leyes. En la pasada legislatura las comisiones estaban formadas por cinco diputados. Presumiblemente el PSOE tendrá tres de esos cinco parlamentarios en esta nueva legislatura, para mantener mayoría en estas comisiones. Los otros dos serán uno para el PPy otro para Ciudadanos, para que todos los grupos estén representados. 

 

Page necesitará como mínimo el apoyo de Albert Rivera para reformar la Ley Electoral

La mayoría absoluta conseguida por el PSOE le permite modificar tanto el Estatuto, donde se fija la horquilla de diputados en las Cortes, como la Ley Electoral, en la que se precisa cómo se reparten por circunscripciones. Ahora bien, el Estatuto luego se tiene que aprobar en el Congreso de los Diputados y el Senado. Ahí no valen solo los votos de los diputados socialistas. 
Page necesitará como mínimo el apoyo de los diputados de Ciudadanos, que sí suman mayoría junto con los del PSOE en el Congreso. No parece que sea tarea complicada, pues en una visita al Palacio de Fuensalida, Albert Rivera se comprometió con Page a ayudarle a reformar la Ley Electoral que en la pasada legislatura les dejó fuera de las Cortes.
La última reforma del Estatuto se hizo en tiempos de Cospedal y rebajó el número de diputados a una horquilla de 25 a 35. Se aprobó solo con el apoyo del PP, que luego adaptó la Ley Electoral dejando el número de diputados en 33 y estableciendo una fórmula matemática para asignar escaños entre provincias.
El Estatuto y la Ley Electoral se pueden modificar en las Cortes regionales con mayoría absoluta. Sin embargo, hay una Ley que exige algo más:tres quintos. Es la Ley del Gobierno y Consejo Consultivo, en la que se establecen los privilegios a los expresidentes (en estos momentos ninguno los disfruta) y también una limitación de dos mandatos. 
¿Podrá Page modificar esa limitación? Pues se ha quedado al borde los tres quintos. Con 33 diputados, esos tres quintos son 19,8 parlamentarios. El PSOEtiene 19, así que se queda por debajo... a menos que los letrados lo interpreten de otra forma.