Ciudad Real rompe el bipartidismo

LT
-
Ciudad Real rompe el bipartidismo - Foto: Rueda Villaverde

En Ciudad Real, con más del 90 % por ciento de votos escrutados, el PSOE gana las elecciones y obtiene dos escaños, el PP se deja dos y se queda con uno, y Ciudadanos y Vox irrumpen con uno escaño cada uno

Ciudad Real cambia de color. Ya no es solo del PP y del PSOE. Por primera vez en la democracia dos formaciones más marcharán al Congreso de los Diputados en unas elecciones que se preveían muy reñidas y así lo han sido. El PSOE afianza apoyos y el Partido Popular es el gran derrotado como en todo el territorio nacional. Desde 1982, el PP de Ciudad Real no obtenía un porcentaje tan bajo (28,2%) como el actual (23,7%). El bloque de derechas, como se ha bautizado, evidentemente resulta vencedor pero a costa de los populares que cosechan una derrota histórica que les cuesta de entrada dos diputados.
Estaba en las quinielas y la encuesta publicada por La Tribuna de Ciudad Real el 12 de abril ya predijo este resultado en la provincia: mayoría del PSOE (Blanca Fernández y Miguel Caballero) y reparto de escaños entre PP (Rosa Romero), Ciudadanos (Francisco Fernández-Bravo) y Vox (Ricardo Chamorro). El PP no ha podido aguantar la fragmentación de su electorado ni retener gran parte de más del 40% que obtuvo en el 2016. La movilización de la izquierda con una gran participación ha permitido que los socialistas crezcan del 29,3% de hace tres años a los más del 34% de ayer que no hacen sino dar un respiro tras once años, cuatro citas electorales, por debajo del PP y sin ganar las elecciones en la provincia debido a la irrupción de Podemos en 2015. Pese a la distribución de los sufragios, el PSOE remonta y respira de cara a los próximos comicios el 26 de mayo. Ésa será otra cita en la que la suma de bloques en los ayuntamientos puede ser clave a la vista del ya histórico 28 de abril. Será decisivo cómo transcurren las cuatro semanas próximas y cómo el ganador indiscutible de estos comicios, Pedro Sánchez, gestiona los futuros pactos de gobernabilidad que pueden resultar clave en la cita de las municipales y europeas. Aunque con toda probabilidad, no habrá muchos avances para influir lo menos posible. 
a la tercera va la vencida.  Ciudadanos consigue su ansiada representación. Francisco Fernández-Bravo jugó todas bazas al Congreso de los Diputados por tercera vez y lo hace con un porcentaje  del 17%. La formación naranja podrá a partir de ahora afianzar su avance en las más de treinta candidaturas que ha conformado para las elecciones municipales y pueden ser decisivas tanto para las autonómicas como en la conformación de los diputados de la Institución provincial, sin contar, evidentemente con que serán claves para una decena de municipios.
Vox no ha sido una sorpresa. A medida que iba avanzando la campaña y las diferentes encuestas le daban como el tercero en la contienda, se ha tenido que conformar con un cuarto puesto (casi un 14%) que le ha permitido obtener un escaño de los 24 que han amarrado a nivel nacional. Los casi 40.000 votos, en cambio, le han valido para arrebatar el otro diputado al Partido Popular. Al contrario que Ciudadanos, la formación de Abascal encara las municipales con muchas menos candidaturas. Han preferido no arriesgar y han optado por apostar por las localidades más pobladas para ser decisivos sobre todo en las conservadoras.
Por localidades, el mapa del bipartidismo queda mucho más diluido y el Partido Socialista gana en  casi todos los municipios con clara diferencia. Pero eso puede llegar a engaño porque ni Vox ni Ciudadanos tendrán listas y las sumas en aquellos, como en la capital, puede volcar gobiernos. Si se extrapolan estos mismos resultados el bloque de la derecha no tendría problemas para ganar. Pero el escenario será totalmente distinto.
En la otra cámara, en el Senado, la tónica se ha repetido en la provincia: victoria, más aplastante si cabe del PSOE con tres senadores Jesús Martín, Carmen Mínguez y José Manuel Bolaños, por tan solo de la exdiputada Carmen Quintanilla (PP). Sin duda un vuelco que deja a dos históricos populares Carlos Cotillas y Miguel Ángel Valverde, alcalde de Bolaños, fuera de la Cámara Alta.