Savia nueva en las gradas

Eduardo Gómez
-

La peña del Manchego Orgullo Blanquiazul está revitalizando el apoyo del público al equipo blanquiazul y ha organizado un viaje a Villacañas

Aficionados de la peña Orgullo Blanquiazul, en el partido con el Quintanar del Rey. - Foto: Rueda Villaverde

La recuperación de la afición por el fútbol en Ciudad Real desde que la normativa sanitaria permitió la asistencia de público está siendo una de las notas más destacadas en esta parte de la temporada para el CD Manchego. El club se propuso esta campaña que los aficionados de la ciudad volvieran a identificarse con el equipo y gracias a este grupo de animación el ambiente en el Polideportivo Juan Carlos I ha cambiado mucho. 

Los partidos ante Quintanar del Rey y Tarancón de estos dos últimos domingos han tenido en el graderío provisional un cierto aroma a play off. Buena parte de ello lo tienen los cerca de medio centenar de miembros de la peña Orgullo Blanquiazul, que incluso han organizado un viaje para asistir al encuentro de este sábado en Villacañas.

Con edades comprendidas entre los 14 y 40 años, esta peña está dotando de ambiente y colorido al graderío, con un comportamiento ejemplar, que está siendo elogiado por sus rivales. Así, tanto Quintanar del Rey como Tarancón fueron ovacionados a su salida del campo, lo que agradecieron los equipos visitantes. «Esto es deporte y lo que ocurre en el campo se queda ahí. Estamos para animar al equipo, en las buenas y en las malas», asegura Iván López, uno de los fundadores de esta peña. De hecho, en el último entrenamiento antes del partido con el Tarancón esperaron a la salida a la plantilla para transmitir sus ánimos y antes del partido hicieron un pequeño paseíllo por los alrededores del estadio para ir ‘caldeando’ el ambiente.

La pandemia ha condicionado mucho la realización de actividades e iniciativas, aunque desde la peña se está preparando alguna sorpresa para el próximo encuentro como local ante el Guadalajara.

«Tenemos muy cerca poder disputar un play off de ascenso y el equipo necesita nuestros ánimos», explica López, que confía en que poco a poco la afición por el fútbol en la capital siga resurgiendo.