El Bhela I despide a los 75 militares que viajarán a Irak

C. de la Cruz
-

El contingente Ispuhel XI deja atrás once días de maniobras y adiestramiento en la base de Almagro dentro de la misión de seis meses que comenzará a mediados de noviembre en Taji

Foto de familia, junto a los helicópteros HT-17 Chinook y H-27 Cougar (en la imagen de arriba), así como imágenes del acto de despedida con la entrega de la bandera. - Foto: Tomás Fernández de Moya

La base ‘Coronel Sánchez Bilbao’ de Almagro, sede del Batallón de Helicópteros de Ataque nº I (Bhela I), despedía ayer a los 75 militares que forman parte del contingente Ispuhel XI que partirá hacia la base española de Taji en Irak a mediados de noviembre tras unas semanas de permiso. Esta unidad, al mando del capitán Jorge Barbero de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (Famet), ha llevado a cabo ejercicios de adiestramiento en la base encajera desde el 14 octubre y ayer realizaba su última puesta a punto de cara a la misión en tierras iraquíes.
Compuesta por el personal del Batallón de Helicópteros de Transporte Bheltra V y del Batallón de Helicópteros de Maniobra IV (Bhelma IV), con apoyo de otras unidades de las Famet, esta unidad relevará a mediados de noviembre al contingente es Ispuhel X que se encuentra en Irak desde mayo. Por delante seis meses de misión con el objetivo de mantener la paz y ofrecer apoyo al ejército iraquí en la lucha contra el Daesh.
En un «sencillo acto castrense», tal y como lo calificó el coronel jefe interino de las Famet, Mariano Arrazola, los integrantes del contingente Ispuhel XI, junto a militares del Bhela I que formaron en la plancha aeronáutica de la base, recibieron el apoyo del mando militar presente. El coronel Arrazola hizo hincapié en la importancia que supone representar a las Fuerzas Armadas, y en este sentido hizo referencia a la madurez que representa llevar a cabo una misión en el exterior aludiendo al valor de la persona, la unidad y cohesión y el compromiso, ya que «el éxito de la misión depende de cada uno de los que forman parte de la unidad. Todos son necesarios desde el primero al último. Asimismo el coronel deseó «mucha suerte» a los oficiales, suboficiales y militares de tropa que forman parte del contingente y señalaba que «os esperemos a todos de vuelta».
desde dentro. Entre los 75 milinares del contingente que participarán en la misión iraquí se encuentra el sargento primero Antonio Escalona, único integrante del Bhela I. Tras 21 años como militar es su primera misión en el exterior, lo que le hace sentir «muy ilusionado. Tengo el honor de representar a mi unidad dentro de este contingente». Escalona llevará a cabo labores de logística con la «gestión de los recursos con todo el equipo y material necesario para desarrollar la misión». Dentro del tiempo que ha pasado junto a los que serán sus compañeros, Escalona resaltaba que «es muy importante conocerse, vamos a estar conviviendo seis meses todos juntos y las dos semanas hemos hecho diferentes ejercicios, sobre todo de vuelo, intentando volar toda la unidad junta, y recreando un espacio similar al que nos podemos encontrar allí con diferentes maniobras».
Por su parte, el capitán Jorge Barbero, al mando del Ispuhel XI, señalaba que en la base española de Taji «vamos a operar con tres helicópteros Chinook y tres Cougar. Los imprevistos pueden llegar con la situación que atraviesa el país, y también con el añadido de Turquía, la situación puede agravarse, pero vamos preparados para cualquier contingencia y la moral es muy alta». Tras dos misiones en Afganistán afronta su primera experiencia  en Irak.