La huella de la siniestralidad laboral

Manuela Lillo
-

Los datos del Ministerio de Trabajo ofrecen una amplia radiografía de este tipo de siniestros en la provincia, el rastro de una problemática que afecta en mayor medida a hombres, con más de 10 años de trabajo y temporales

Bomberos y efectivos sanitarios intervienen en un accidente laboral registrado en Ciudad Real, en una imagen de archivo. - Foto: Pablo Lorente

Hombres, de edades comprendidas entre los 40 y 44 años, de nacionalidad española, con contratos temporales y que sufren el accidente en el propio lugar de trabajo, concretamente en empresas de pequeñas dimensiones de entre uno y nueve trabajadores y empleados principalmente en la agricultura y en la construcción. Este es el perfil más común de los accidentes de trabajo que se produjeron en la provincia de Ciudad Real en el año 2018, el rastro que deja la siniestralidad laboral, una huella que si bien en muchos casos se queda en accidentes leves, en otros supone heridas graves de los afectados e incluso el fallecimiento.  
En base a los datos publicados por el Ministerio de Trabajo es posible realizar una amplia y minuciosa radiografía de la siniestralidad en el ámbito laboral, incluyendo además datos de relevancia como las acciones que estaban realizando los trabajadores en el momento del siniestro o las partes del cuerpo afectadas. Conocer las causas y el principal perfil de los afectados puede ser el primer paso para ponerle freno, con la ‘receta’ indiscutible de la prevención.  
Los accidentes laborales se cifraron el año pasado en 5.047 y, de ellos, 3.871 afectaron a hombres y 1.176 a mujeres. Por tramos de edad, el mayor número de ellos (716) tuvo lugar en empleados de edades comprendidas entre los 40 y los 44 años, seguidos de los de entre 35 y 39 años, con 695 siniestros contabilizados. 
Para los sindicatos, la precariedad en el ámbito laboral es una de las causas que desembocan en los accidentes de trabajo y en concreto apuntan a los que se producen en los contratos temporales. En este ámbito, los datos arrojan que 2.689 accidentes laborales fueron en trabajadores con contratos temporales (la mayoría a tiempo completo, 2.407), mientras que los 2.122  fueron a personas con contratos indefinidos, también la mayoría a jornada completa (1.892).
Las mayores cifras de siniestros se producen en empresas de un tamaño pequeño, teniendo en cuenta el gran peso que tiene la pyme y la micropyme en la economía provincial. 1.898 accidentes fueron en empresas de entre uno y nueve trabajadores y 1.023 en los de 10 a 25 empleados. Los partes de lesiones ponen de manifiesto que las extremidades superiores e inferiores son las zonas en las que se registraron más lesiones aunque también destacan los daños en espalda o cabeza. Septiembre (510) y octubre (437) fueron los meses con mayor accidentalidad.