Letras y algo más

HIlario L. Muñoz
-
Letras y algo más - Foto: Pablo Lorente

Ciudad Real celebra el Día del Libro en unas librerías que amplían su catálogo con otros productos, con un ligero incremento de ventas por la jornada y con la mirada puesta en la Feria local que se traslada a la segunda semana de mayo

Sin carpa en la plaza Mayor pero con más gente que en cualquier otra jornada de diario, este es el panorama que se vivió este martes en la celebración del Día del Libro. Fue una jornada en la que no hubo actos preparados al exterior o en común si no que toda librería tiró de agenda propia con la intención de dar visibilidad al aniversario de la muerte de Cervantes. De hecho, los actos centrales de la jornada se han trasladado a mayo, a los días posteriores a Fenavin, del 9 al 12 de mayo, para evitar la coincidencia espacial de los preparativos de la Semana Santa y los de la feria del libro. «Se está ultimando el programa de actividades», señaló el edil de Cultura, José Luis Herrera, quien avanzó que serán 14 los estand que haya en esta feria del libro, que se presentará en las próximas fechas donde cada librería de la capital cuente con su estand.  
«De siempre se compran libros en Ciudad Real el 23 de abril y esta tarde se ve que está entrando la gente y es que el Día del Libro es el Día del Libro», comentó Jesús Carreras de librería-papelería Ruiz Morote. Las ventas en esta jornada «están marcadas por los best seller, ya que son libros para regalar, no para leer», recordó, a pesar de que La Mancha diste muchos kilómetros de Cataluña y de su tradición de Sant Jordi.
Como acto común de todos los libreros está ese aumento de ventas impulsada por el 10 por ciento de descuento que hay en las compras de esta jornada. «El Día del Libro se celebra en las librerías donde hay bastante más gente», señaló Manuel García, de Litec. Su negocio lleva 35 años en funcionamiento y con esa perspectiva señaló que en los tiempos de los gigantes de internet se sobrevive «malamente, porque hay varios años en que se venden menos libros, no por el libro electrónico, sino por las grandes ventas online, como Amazon».  En su caso, de hecho, ha decidido mantenerse como librería, en una ciudad en la que cada negocio de venta de libros ha ido desarrollándose hacia algo más que venta de libros.
«Se trata de adaptarse a los nuevos tiempos, nuevas circunstancias y los cambios de uso del consumidor, completando lo que son las librerías con otras actividades», expuso Román Labrador, de Librería2Pájaros, donde se sirve además de letras café, helado o inciensos, como en otros espacios son papelerías o sirven juegos de mesa. «La librería al uso se ha terminado y el dilema está en qué fondo hay, porque si son muchos ejemplares no se pueden sacar», comentó, con el recuerdo de que hay librerías grandes donde «hay dos o tres ejemplares» de cada título. «La esencia es libro», argumentó, mientras expuso que las actividades de este 23 de abril cuentan con una cata olfativa de inciensos japoneses el 26 de abril o el 30 de abril la presentación del libro A finales de enero, de Javier Padilla, premio Comillas de Historia, Biografía y Memoria 2019.
venta online y cómics. «Hemos abierto la librería esta mañana y lo primero que hemos hecho ha sido una venta online», expuso Ángel Serrano, de Librería Serendipia, para el que «hay alternativas por internet para competir». «Hacemos envío gratuito, entrega 24 horas y no hay nada en el entorno web que el resto ofrezca y nosotros no», dijo Serrano. El responsable de la librería señaló que «algo de tradición va calando y se nota que hay algo más de movimiento que un día normal», dijo Serrano, quien cree que tal vez con un día de actividades en la ciudad se podría haber animado más a asentar esa tradición de ventas.
En el caso de Serendipia se ha diseñado esta jornada de iniciativas con talleres, presentaciones y charlas divulgativas en el propio espacio hasta última hora de la noche. Además dentro del proyecto de Manchacómic, que organiza Serrano y Serendipia, se presentó Código Cómic una iniciativa para facilitar a los padres y educadores el empleo de los libros con viñetas para sus clases o para educar en ciertos valores.
«Se trata de conseguir que se adopte un sistema de clasificación por edades y decidimos hacer una base de datos, una guía, que vamos a distribuir gratuitamente por España», explicó Serrano, en rueda de prensa, como director de Manchacómic. La propuesta cuenta con el beneplácito del Ministerio de Cultura para que, poco a poco, las editoriales puedan tener una iniciativa similar a la propuesta del código PEGI de los videojuegos o las recomendaciones en el cine. En este sentido, Serrano expuso que esta serie de recomendaciones en formato digital se acompañan de una exposición itinerante y cómics para prestar a los colegios y que trabajen temáticas con los estudiantes a través de las viñetas. La iniciativa surge con tres editoriales detrás que han subido todo su catálogo y el objetivo es que persona a título individual y editoriales añadan nuevas obras a ese Código Cómic. Se trata de una propuesta de ámbito nacional, surgida en esta Ciudad Real que celebró el Día del Libro desde la intimidad.
 

Letras y algo más Pablo Lorente
Letras y algo más - Foto: Pablo Lorente
Letras y algo más Pablo Lorente
Letras y algo más - Foto: Pablo Lorente
Letras y algo más Pablo Lorente
Letras y algo más - Foto: Pablo Lorente
Letras y algo más Pablo Lorente
Letras y algo más - Foto: Pablo Lorente
Letras y algo más Pablo Lorente
Letras y algo más - Foto: Pablo Lorente
Letras y algo más Pablo Lorente
Letras y algo más - Foto: Pablo Lorente
Letras y algo más Pablo Lorente
Letras y algo más - Foto: Pablo Lorente
Letras y algo más Pablo Lorente
Letras y algo más - Foto: Pablo Lorente