«Nos jugamos mucho»

Manuel Espadas
-

Luis Palencia, presidente del Viña Albali Valdepeñas, reconoce que el partido del sábado contra Segovia estará lleno de tensión y nervios, aunque se muestra optimista

Luis Palencia, presidente del Viña Albali Valdepeñas. - Foto: Tomás Fernández de Moya

Este sábado, desde las 18.30 horas en la Ciudad deportiva Virgen de la Cabeza, se pondrá en juego mucho más que la estancia de un equipo en una categoría deportiva. Sobre el parquet del pabellón valdepeñero se disputará un partido que llevará intrínseco un valor añadido que lo convierte en una cita de un calado enorme. En juego estará la subsistencia en la mejor liga del mundo del Viña Albali Valdepeñas, y con ella la felicidad y el orgullo de toda una ciudad, de una provincia entera y de una comunidad, amén de otros factores económicos, para nada desdeñables. El que mejor lo sabe es el presidente de una entidad a la que le ha costado mucho llegar hasta donde está, y no está dispuesta a que este sueño se limite a una temporada. «Nos jugamos mucho, por muchas cosas», dice serio Luis Palencia.  
Porque en el mismo barco del Viña Albali viajan miles de aficionados, patrocinadores, trabajadores del club, la imagen de Valdepeñas y del deporte ciudadrealeño. Por ello, el duelo contra Segovia es vital para todos. «Para llegar a Primera hemos hecho un esfuerzo muy grande. Hemos ampliado el pabellón y no queremos que sea solo para una temporada, y los vecinos están entusiasmados con el equipo, así que creo que seguir en Primera sería muy bueno para la ciudad, la provincia y el deporte en general», argumenta Palencia.  
En cuanto al partido en sí, el presidente espera un duelo cargado de «tensión y nervios», como la final que realmente es. Nervios que desde hace días ya siente él mismo: «Estoy con el gusanillo prácticamente desde que perdimos en Barcelona. Es una semana muy distinta. Lo voy a pasar muy mal en el pabellón».
Pero Luis Palencia se muestra convencido de que «vamos a sacar esto adelante», pese a que reconoce que hace unas semanas pensaba que no iba a hacer falta recurrir a esta última jornada. «Segovia ha llegado al final vivo, pero debemos aprovechar la oportunidad de poder jugar esta final en nuestra casa». Si todo sale bien, habrá fiesta para todos en el pabellón.