La Fiscalía pide más recursos

Pilar Muñoz
-

El fiscal jefe afirma que urgen al menos cinco fiscales más, dos en Ciudad Real y tres en la Sección Territorial de Manzanares

La Fiscalía pide más recursos - Foto: Tomás Fernández de Moya

El mundo de los fiscales es amplio, variado, rico en disciplinas, «no se limita a los juicios», y lamentablemente escaso en personal. Faltan al menos cinco fiscales, dos en Ciudad Real y tres en la Fiscalía Territorial de Manzanares que presta servicio a más de 180.000 habitantes de tres grandes poblaciones,  destacó ayer el fiscal jefe de Ciudad Real, Luis Huete, en el transcurso de la presentación de la memoria correspondiente a 2018 y hacer un breve examen del año en curso con un incremento de asuntos y novedades como la apertura de un centro específico de Menas (Menores extranjeros no acompañados) en la provincia.
Huete compareció ante los medios de comunicación acompañado por la teniente fiscal y delegada de la Sección Civil de la Fiscalía de Castilla-La Mancha, Carmen Mendiola, y la fiscal delegada de Menores, Carmen López de la Torre.
Los menores extranjeros no acompañados por su situación de desamparo pasan «automáticamente» a estar bajo la tutela de la Junta de Castilla-La Mancha, indicó el jefe de la Fiscalía Provincial de Ciudad Real tras la extensa y detallada explicación de la fiscal delegada de Menores respecto a los datos y hechos ocurridos en su jurisdicción en el último año, tanto el ámbito de la reforma, más conocido como delincuencia juvenil, como de la protección, «amplio y desconocido por la mayoría».
La Fiscalía pide más recursosLa Fiscalía pide más recursos - Foto: Tomás Fernández de MoyaEn este contexto, indicó que ante la llegada «masiva» de Menas (Menores extranjeros no acompañados) se ha abierto en la provincia de Ciudad Real un «hogar» de acogida específico para estos adolescente en situación de desamparo. Este aumento de Menas supone un incremento de asuntos relativos  a las declaraciones de desamparo y la asunción de tutela. En 2018 se registraron 52 menores en esta situación de desamparo, frente a los 12 del año anterior.
En esta misma línea, la fiscal delegada de Menores indicó que el año pasado se abrieron cinco expedientes para determinar la edad de menores extranjeros no acompañados llegados a la provincia (hecho por el que pasan automáticamente a estar protegidos, tutelados). El resultado fue que dos de ellos eran mayor de edad.
La fiscal lamentó la «lentitud» de los consulados a la hora de facilitar datos sobre Menas cuando se requieren para determinar la edad u otras cuestiones.
La Fiscalía pide más recursosLa Fiscalía pide más recursos - Foto: Tomás Fernández de MoyaEn cuanto a la criminalidad, López de la Torre dijo que se ha registrado un leve descenso. Durante 2018 se incoaron 241 expedientes de reforma, frente a los 302 de 2017. A estos 214 hay que suman 42 denuncias archivadas al amparo de la Ley del Menor.


Violencia filioparental. Aunque han bajado los hechos delictivos cometidos por los menores, principalmente contra la propiedad, sigue preocupando la violencia familiar y de género ejercida por menores. El fiscal jefe y la fiscal delegada de Menores expresaron ayer su preocupación por estos hechos, aunque ha habido un ligero descenso. De los 241 expedientes incoados, 22 fueron por violencia familiar y de género, frente a los 28 de 2017. En este sentido, indicaron que cuatro denuncias por violencia en el ámbito familiar se archivaron al ser cometidas por menores de 14 años (son inimputables).
Llegado a este punto, la fiscal delegada de Menores, Carmen López, llamó la atención sobre las nuevas figuras de delito como el sexting o el grooming y el aumento de las injurias y de los delitos tecnológicos   en menores de 14 años, que comenten hechos delictivos relacionados con la intimidad, la difusión de imágenes y las estafas en la red.
En cuanto a los delitos de naturaleza sexual, indicó que en el último año se han incoado dos expedientes por agresión sexual.
El absentismo escolar es otro caballo de batalla de la Fiscalía de Menores. En el último año se incoaron 25 diligencias por absentismo escolar, doce finalizaron con una denuncia a los padres por dejación de funciones y el resto se archivaron.
López también destacó que pese al volumen de trabajo que registra la Fiscalía de Menores con competencia en toda la provincia resuelve con agilidad, en el menor tiempo posible. Se han dictado 77 sentencias y se han adoptado 49 medidas de internamiento, 22 en régimen semiabierto, diez en abierto y 17 terapéutico.
Jurisdicción de adultos. En la jurisdicción de adultos,  el primer semestre del año ha registrado un ligero incremento  respecto a 2018, en el que se repartieron asuntos en  cada juzgado alrededor de 4.744 mientras  que en 2019 se ha incrementado  levemente. Según informó el fiscal jefe, ha habido un repunte de diligencias urgentes (juicios rápidos), al pasar de 965 a 1.220. Sin embargo, han bajado las diligencias previas, hay un descenso de 7.910 en el primer semestre a 7.360.
También se han reducido los procedimientos abreviados, de 927 a 862. En cuanto a las sentencias en los juzgados de lo Penal, hasta el 30 de septiembre se han dictado 1.116 sentencias frente a las 1.527 en total el año pasado.
 

Ley de plazos. El jefe de la Fiscalía Provincial, Luis Huete, considera que urge la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LeCrim), que implantó los plazos de instrucción de los procedimientos (seis meses en causas normales y 18 en las complejas), porque en la práctica no sirve para nada, no agiliza los procedimientos penales. Con igual rotundidad, aseveró que el expediente digital tampoco está cumpliendo su función. «Lo que antes se resumía en dos hojas, ahora hay que escuchar una grabación de una hora o más».
Huete, por otro lado, pide que los fiscales se encarguen de la investigación de los crímenes y delitos como ocurre en muchas ciudades europeas y en la Fiscalía de Menores de Ciudad Real con «excelentes resultados».  
Por último, aboga por las conformidades en la instrucción,  en delitos con penas de prisión inferiores a tres años: hurtos y la mayoría de los robos con la reducción de un tercio de la pena tras admitir el hecho.