scorecardresearch

5 años y un día por atraco a mano armada en una gasolinera

Pilar Muñoz
-

Un delincuente multirreincidente admite en la Audiencia de Ciudad Real que encañonó con un arma corta a la empleada de una gasolinera para que le entregara la recaudación, 530 euros, y acepta cumplir cinco años de cárcel y un día

El acuerdo de conformidad se ha firmado en la sala de vistas de la Audiencia - Foto: Fotos: Rueda Villaverde

Un delincuente multirreincidente que perpetró un atraco en una gasolinera de Ciudad Real tras encañonar a una empleada ha admitido los hechos cometidos sobre las nueve y media de la noche del 4 de abril de 2021 y ha aceptado una condena de cinco años y un día de cárcel. Se le ha rebajado la pena un año tras suscribir un acuerdo de conformidad que pasa por el reconocimiento expreso de los hechos. La fiscal del caso Rocío Bernal ha explicado a La Tribuna que "se tenía que imponer la pena superior en grado" al tratarse de un robo con violencia, a mano armada, en un establecimiento público. La pena mínima en este tipo penal es de cinco años y un día de cárcel, ha precisado la fiscal, que inicialmente solicitaba una condena de seis años. 

También ha influido en la reducción de pena el hecho de que  haya apreciado la circunstancia atenuante de drogadicción, ya que cuando perpetró el robo padecía una grave adicción a las drogas.

Actualmente está preso en la cárcel de Herrera de La Mancha, donde recibe tratamiento de desintoxicación en el programa Proyecto Hombre.  

Imagen del acusado grabada por las cámaras en el momento en que entró pistola en mano para perpetrar el atraco en la gasolineraImagen del acusado grabada por las cámaras en el momento en que entró pistola en mano para perpetrar el atraco en la gasolineraEl encausado, que responde a las iniciales J. L. S. G., ha admitido que el día de autos entró en una gasolinera de Ciudad Real y amenazó a la empleada con un arma corta, tipo pistola, ya que no se le pudo intervenir tras ser detenido y por eso se desconocen las características de la misma.

Tras entrar en la estación de servicio, le dijo a la trabajadora de forma violenta y esgrimiendo el arma: "dame todo el dinero". Acto seguido sacó del cajón de la caja registradora toda la recaudación, la metió en una bolsa y salió a escape, no sin antes decirle que se metiera en el almacén y cerrara la puerta. Las cámaras de seguridad de gasolinera le grabaron en plena acción, tirando del cargador del arma, y la Policía Nacional pudo dar con él aunque trataba de ocultarse con una capucha, cubriéndose la cara.

El botín conseguido fueron 530 euros. Unos días después fue detenido, puesto a disposición judicial y enviado a prisión. No era la primera vez que acababa entre rejas. En julio de 2014 fue condenado en Ponferrada por robo con violencia y en octubre del mismo año en Madrid, también por hechos de esta naturaleza. En noviembre del año pasado fue sentenciado por un juzgado madrileño igualmente por robo.