El bosón de Higgs en sus manos

D. R.
-

Diego Esteban, alumno del IES Fray Andrés de Puertollano, realiza una estancia en el CERN para buscar futuras aplicaciones a la conocida como 'partícula de Dios'.

Diego Esteban, alumno del IES Fray Andrés de Puertollano, que realiza una estancia en el CERN. - Foto: LT

Se llama Diego Esteban y cursa primer curso de Bachillerato (rama de Ciencias) en el IES Fray Andrés de Puertollano, y en un futuro cercano quiere matricularse en una carrera relacionada con la física. Hasta aquí todo normal en un joven estudiante de cualquier punto del país. Sin embargo, este vecino de la ciudad industrial ha llegado adonde muy pocos lo han conseguido: a la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN), en la localidad suiza de Ginebra, tras ser seleccionado en la décima edición de los Campus Científicos de Verano, que organizan el Ministerio de Educación y Formación Profesional y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt). Este joven realiza una estancia de dos semanas en el programa ‘High-School Students Intership’ en el CERN y ha recibido un diploma de manos del ministro en funciones de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque.
En declaraciones a este diario, Esteban reconoce que esta estancia «está siendo muy emocionante», sobre todo por tratarse de un ambiente «totalmente distinto al que uno se puede encontrar en España, sobre todo porque en el CERN se valora mucho el trabajo y al estar entre iguales te motiva mucho». El puertollanense aprovecha su estancia en el CERN, donde se encuentra el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) para avanzar en un proyecto que está llevando a cabo con el objetivo de buscar aplicaciones para el bosón de Higgs (conocido como ‘partícula de Dios’) y el campo de Higgs, en estos momentos a nivel más teórico al tratarse de una iniciativa «a muy largo plazo» debido a que actualmente «no tenemos la tecnología para darle aplicación al bosón de Higgs». Aunque Esteban regresa a España este sábado, confía en poder volver al CERN en un futuro y asegura que «en los tiempos que corren, el avance científico depende de grandes grupos de personas y de la colaboración, y no de uno solo. La ciencia y la física requieren de una gran colaboración».