La anestesia del futuro

SPC
-

El científico Emery Brown propone integrar la neurociencia en las intervenciones quirúrgicas para crear un proceso más personalizado para los pacientes y disminuir la dosis del fármaco

La anestesia del futuro - Foto: Pilar Quijada

En el mundo se practican 250 millones de operaciones al año y todas ellas tienen una cosa en común: la anestesia, un campo en el que se abren nuevos caminos gracias a la intervención de la neurociencia, un enfoque del que es pionero Emery Brown.
«El futuro de la anestesia está en la neurociencia», aseguró el experto durante una visita a Madrid invitado por la Cátedra de Neurociencia Universidad Autónoma de Madrid-Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno.
El científico estadounidense de 62 años desarrolla su carrera profesional en tres área: la anestesiología, la neurociencia y la estadística. Según él, «la anestesia no es estar dormido, es un estado de coma» reversible con cuatro características: control del dolor, inconsciencia, inmovilidad y amnesia.
Este profesor en la Universidad de Harvard explica que la anestesia funciona creando un tipo de ondas cerebrales que impiden la comunicación entre sus distintas regiones.
Cuando se habla de esta especialidad médica se trata del uso de fármacos, pero estos tienen efecto en el cerebro, entonces «¿por qué no usar la neurociencia para entender lo que está pasando?». Esa fue la pregunta que llevó a Brown a este nuevo enfoque. Para ello, hizo algo tan sencillo como meter en el quirófano una máquina de encefalogramas que le permitía seguir la actividad cerebral del paciente durante todo el proceso.