A por la 'pantera rosa'

Pilar Muñoz
-
A por la ‘pantera rosa’ - Foto: Rueda Villaverde

En una noche oscura, sin tráfico, y durante el dispositivo de control, los agentes de la Usecic vieron aproximarse una vespa cuyo conductor se fue hacia la alambrada y al tratar de ayudarle descubrieron que había robado la moto y pintado con spray

Hacia una noche de perros y apenas había circulación. «La crisis estaba en todo su apogeo y no se veían muchos trailer en la A-4», relata el agente Luis Carlos, que obvia su apellido por el trabajo encomendado. Cuenta que era una noche oscura, sin tráfico, «las dos y pico de la madrugada, con un frío de miedo y de pronto nos dicen unos compañeros de vigilancia, que estaban en la cola del control, ¡ahí va la pantera rosa! Al poco tiempo vimos que venía una moto y  que antes de llegar al control se paraba y se iba hacia la alambrada. Salimos corriendo y lo cogimos con idea de ayudarle porque pensamos que se había despistado o asustado». Era un hombre que circulaba en una vespa rosa, «hasta las ruedas y el sillín eran de color rosa», relata el agente de la Usecic, quien añade que el hombre llevaba unos calcetines en las manos a modo de guantes. «Iba empapado de relente de la noche, no podía casi hablar, y le dijimos qué te pasa hombre, te has perdido». Entonces, prosigue, se fijaron en la matrícula de la vespa, en un ocho que se había borrado por la mitad y era un tres y en  una ‘h’ que habían dejado en una ‘I’. Empezaron a mirar, «a rascar» y  hete aquí que aparecía debajo del rosa un color granate. Para entonces, otros compañeros habían empezado a hacer averiguaciones sobre el sujeto y la titularidad de la moto. La vespa había sido robada y el autor ni corto ni perezoso había ido a un ‘chino’, había comprado un spray de color rosa y había pintado la moto, «hasta las ruedas».
Le preguntaron adónde iba y dijo que a Madrid para vender la vespa. Los agentes procedieron a su detención y a hacer averiguaciones para localizar al propietario.
Cuando dieron con el titular de la moto le llamaron por teléfono para decirle que habían encontrado su vespa. El hombre se puso muy contento hasta que preguntó en qué estado la habían hallado y el agente le dijo «está pintada». «Ah que bien», respondió el hombre ufano. «Cómo la han pintado», añadió. «Con un spray de los chinos rosa», le dijimos. «¿Cómo?» «Como la pantera rosa».
 

A por la ‘pantera rosa’ Rueda Villaverde
A por la ‘pantera rosa’ - Foto: Rueda Villaverde
A por la ‘pantera rosa’ Rueda Villaverde
A por la ‘pantera rosa’ - Foto: Rueda Villaverde