Más de 22.000 personas visitaron Calatrava la Nueva en 2018

Ana Pobes
-
Más de 22.000 personas visitaron Calatrava la Nueva en 2018

Más de 22.000 personas visitaron el castillo de Calatrava la Nueva en 2018, un cifra ligeramente inferior a la del año anterior como consecuencia de las lluvias caídas durante el periodo de mayor afluencia de turistas

El castillo de Calatrava La Nueva es uno de los principales atractivos turísticos de Aldea del Rey, un pequeño municipio de algo más de 1.600 habitantes, ubicado en plena comarca del Campo de Calatrava, y cuya fortaleza de la edad del bronce es la niña bonita de sus ojos. Desde 2013, primer año de gestión municipal, el castillo ha ido registrando paulatinamente un aumento de turistas hasta el año pasado, que rompió cinco años consecutivos de incremento de visitantes. De esta forma, y con los datos aportados por el Ayuntamiento de Aldea del Rey, un total de 22.173 visitantes pasaron el año pasado por el castillo de Calatrava La Nueva frente a los 24.707 con los que cerró el año anterior, lo que supone un 10,2 por ciento menos en relación a uno y otro año. Es decir, 2.534 turistas menos. El alcalde de Aldea del Rey, Luis María Sánchez, achaca este descenso a las lluvias caídas en la pasada primavera, «una de las épocas que más visitantes se reciben». Así, con los datos encima de la mesa, en el mes de abril pasaron por Calatrava La Nueva, 3.266 visitantes, lo que significa 1.555 menos frente a los 4.821 registrados el año anterior en este mismo periodo de  tiempo, pero aún así fue abril el mes que más gente se acercó el año pasado a conocer esta fortaleza.   Este «ligero» descenso registrado en abril se refleja también en los meses de julio a octubre. Así por ejemplo, en julio pasaron 942 personas por el castillo, seguido de agosto y septiembre con 1.240 y 1.243, respectivamente. En octubre, Calatrava La Nueva atrajo la atención de 2.028 turistas, 2.233 en noviembre y 1.358 en diciembre. En contraposición a esta bajada, el regidor confía en que este año se supere el récord de turistas que se alcanzó en 2017 con 24.707. Y al parecer los datos van, de momento, por el buen camino, pues «solo en el mes de marzo, tenemos más visitantes que el año pasado por esas mismas fechas. El motivo, «que hemos tenido muy buen tiempo en este mes de marzo y no ha llovido ni un solo día», argumenta en declaraciones a La Tribuna. Entre los turistas que más han optado por visitar este emblemático monumento proceden de Madrid, Andalucía, Levante y Cataluña. Incluso también extranjeros como ingleses, alemanes y japoneses.  En este sentido, los habitantes de la provincia y de Ciudad Real capital son los que «desgraciadamente menos conocen el castillo y su historia», por lo que Sánchez calificó de «bochornoso» el hecho de que «los propios ciudadrealeños desconozcamos los valores y el patrimonio de nuestra propia provincia».   Calatrava La Nueva es la gran fortaleza de los caballeros calatravos, cuya propiedad defenderían frente a los musulmanes del cercano castillo de Salvatierra. Aunque fue fortaleza de la edad del bronce, hay noticias de su uso por Nuño de Lara en el siglo XII y tendría su gran apogeo a partir de la batalla de las Navas de Tolosa. Hoy se pueden recorrer sus caminos y sus dependencias como sus patios, torres, escaleras, etc. La gran fortaleza de los calatravos, con más de 45.000 metros cuadrados, fue erigida para ser la gran sede de la orden, sustituyendo la ciudad de Calatrava la Vieja. Su iglesia, convento, hospedería puebla y recinto externo, rodeado de fortificaciones, formaron una auténtica ciudad fortificada medieval. Además, su convento del siglo XIII conserva una gran puerta con rosetón, la de la Estrella, la sala capitular, refectorio y cocinas, además del cementerio. Las zonas auxiliares de artesanos, hospedajes, cuadras y bodegas completan este magnífico retrato de la vida en la edad media. Por todo ello, no es de extrañar que su conservación y mantenimiento sea una de las preocupaciones del equipo de Gobierno. En ese aspecto, el regidor aldeano lamenta que la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, órgano competente de su buen estado, lleve «una década sin realizar ningún taller de empleo». Así, uno de los retos del Ayuntamiento será el arreglo de las tejas, «ya que en algunas ocasiones el viento es muy fuerte y nos encontramos con alguna en el suelo, por lo que hay que repararlas constantemente».