Profesor de actores

Diego Farto
-

Manuel Galiana estará el 5 de octubre en el Teatro Municipal de Almagro para presentar el espectáculo 'Baile de huesos' dentro del programa del Festival Iberoamericano de Teatro Contemporáneo de la villa encajera

Profesor de actores

Nacido en Madrid, Manuel Galiana se formó en la Escuela Oficial de Cine, antes de convertirse en un mito de teatro y la televisión de los 60 y 70. El 5 de octubre estará en el Teatro Municipal de Almagro para interpretar Baile de huesos dentro del programa del Festival Iberoamericano de Teatro Contemporáneo de Almagro (Fitca) que vuelve a llenar de teatro la villa encajera. 
Dicen que en Baile de huesos hace una muerte muy poco convencional. 
Realmente es una muerte nada convencional, aunque realmente la muerte querría ser así. Es un texto hermosísimo, precioso, por cierto, que tuvo un éxito muy alto a raíz de su estreno. El tema no es tanto la muerte como todo lo que se supone que es importante para todos nosotros, el amor, el desamor, la ilusión, la emoción. Se dice que unos momentos antes de morir la gente se da cuenta de cómo ha sido su vida por medio de un relámpago visual. Es una obra de esperanza en la que la muerte no es nada terrible. Se puede morir de una manera o de otra, pero el hecho de morir es normal. 
¿El texto es de una autora manchega?
Sí, de Elena Belmonte, una escritora de Alcázar de San Juan, residente en Madrid. Ya hemos montado tres textos de ella, uno anterior que se llamó Clara sin burla y actualmente estamos con otro que se llama La herida.
¿Cómo empezó su colaboración con Martes Teatro?
Estaba dando clases en una sala, los alumnos yo creo que no querían separarse de mí y decidieron formar una compañía, primeramente donde estábamos trabajando hasta que un buen día encontramos un local. Al poco tiempo se había convertido en una sala en la que estamos todos los martes, por eso se llama Martes Teatro. Luego, los viernes, sábados y domingos hacemos representaciones para adultos. Por mi parte, estoy feliz con esta historia, se trata de hacer teatro de calidad para un barrio, pero en realidad para toda España, porque tenemos clientes que vienen de fuera de Madrid para vernos. 
¿Cómo ha surgido esta colaboración con el Celcit?
Una asociación poética andaluza, Al Mansura, tuvo a bien nombrarme socio de honor y el festejo se hizo en el Teatro de la Veleta de Almagro.  Aquello me sirvió para entrar en contacto con Luis Molina. Para todos los teatreros de España, Almagro es un sitio al que hay que venir, cuenta con el Corral de Comedias, que es un edificio sagrado para nosotros. Almagro es un lugar al que las gente del teatro tenemos que ir al menos una vez en nuestra vida. He tenido la suerte de estar ahí trabajando en otras ocasiones y ahora llega otra oportunidad de estar allí en el Teatro Municipal.
De cine, televisión y teatro, ¿cuál es su medio favorito?
Me gusta todo. Así ha sido desde el principio. Tuve una formación cinematográfica en la Escuela Oficial de Cine, pero cuando parecía que me iba a desarrollar en el mundo del séptimo arte, surgieron propuestas que se fueron encadenando para teatro y para televisión, que he seguido manteniendo hasta el día de hoy. Para mí, el teatro tiene la ventaja de que puedes interpretar tu personaje de principio a fin.