Ruidera presentará un paquete de alegaciones al PRUG

A. Criado
-
Ruidera presentará un paquete de alegaciones al PRUG - Foto: Rueda Villaverde

El alcalde de Ruidera habla de «gastos innecesarios» y echa en falta iniciativas que fomenten un turismo de calidad y partidas para mantenimiento y vigilancia del Parque Natural.

El alcalde de Ruidera, Pedro Reinosa, asegura que el borrador del Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Parque Natural de las Lagunas de Ruidera, que salió a información pública hace unos días, recibirá «bastantes alegaciones» por parte de todos los agentes implicados, ya que, a su juicio, «no ha incluido casi nada de lo propuesto durante la fase de participación pública». Considera que es un documento «bastante light» que contempla «gastos innecesarios» y que sólo avanza en «más prohibiciones y restricciones».
Así se lo han trasladado ya al regidor representantes de asociaciones, empresas de turismo activo y hosteleros. Y el propio Ayuntamiento de Ruidera está trabajando ya en la redacción de un paquete de alegaciones en el que volverá a incidir en la necesidad de invertir en mantenimiento, limpieza y vigilancia, «si queremos que el parque natural funcione». Extremos que también trasladará en la próxima junta rectora, que se celebrará el 8 de mayo, donde confía en que se concreten algunas de las medidas incluidas en el PRUG.
Las vías de comunicación, los aparcamientos y el posible establecimiento de un control de acceso para los visitantes son algunos de los puntos que más debate han generado en los últimos meses y que, según Pedro Reinosa, no quedan lo suficientemente aclarados en el borrador. Una de las actuaciones relacionadas con las infraestructuras y servicios de uso público será la adecuación medioambiental de las carreteras que discurren en el interior del parque para facilitar y fomentar el uso peatonal y de bicicletas y el transporte público. El alcalde afirma que «casi nadie estaba de acuerdo con el carril bici», por lo que considera que los 900.000 euros que se invertirán es «gastar por gastar», al igual que la construcción de un centro de interpretación, «cuando ya hay una oficina de información y está cerrada casi todo el año».
También expresa sus dudas sobre la ubicación de los aparcamientos en el interior del parque. Además del habilitado por el Ayuntamiento de Ossa de Montiel «para poner el cazo y llevarse el dinero», Pedro Reinosa comenta que la Junta de Comunidades habló en las reuniones previas de unos terrenos en la zona de la laguna de San Pedra para construir otro con capacidad para unos 200 vehículos. Cabe destacar, en este sentido, que el borador del PRUG establece que «se podrán establecer las limitaciones necesarias al acceso de vehículos cuando se prevea una afluencia superior a la capacidad de acogida, que podrá suponer el establecimiento de un control de acceso y aparcamiento».
El regidor de Ruidera tampoco está de acuerdo con que pretendan llevarse al pantano de Peñarroya actividades tradicionales del parque como la pesca o aquellas relacionadas con las embarcaciones que gestionan empresas de turismo activo. En definitiva, Reinosa considera que con este PRUG el parque «va a peor», al tiempo que hace hincapié en que «para fomentar el turismo de calidad hay que hacer las cosas de otra manera», especialmente para desestacionalizar el turismo. «Hay que ofrecer rutas y otros atractivos para que los turistas vengan también en otoño e invierno», sentencia.