El verano favorece el alza de la afiliación

R.Ch. / EFE
-

El número de trabajadores en el Régimen general es el más alto en una década pero el ritmo de destrucción del paro es el más bajo también desde 2009 en un mes de junio

Junio marca una caída del paro en Ciudad Real - Foto: Tomás Fernández de Moya

La llegada del verano volvió a animar el mercado laboral ciudadrealeño, que despidió junio con un descenso del número de desempleados que superó las 600 personas, según las cifras que dio a conocer ayer el Ministerio de Trabajo, que destacó también un nuevo incremento de la afiliación laboral, especialmente en el régimen general, que marcó sus mejores cifras en la provincia desde septiembre de 2011.
Aunque el aumento de cotizantes del pasado mes hasta rozar los 120.000, con la industria manufacturera como principal motor del empleo de la provincia, donde hay casi 20.000 ciudadrealeños trabajando, las cifras del paro no fueron todo lo buenas que suelen ser en junio, un mes en el que el paro lleva bajando de forma ininterrumpida desde 1997. De hecho, el desempleo bajó este año a la mitad del ritmo habitual para este periodo con la reducción del paro más baja desde 2009. En esta década, junio ha llegado a marcar caídas del paro de más de 2.200 personas frente a las 614 de 2019.
La buena noticia es que a mitad de un año no había tan pocos desempleados en Ciudad Real desde precisamente 2009: 46.280 personas que buscan una oportunidad en el mundo laboral de la provincia. En tasa interanual, la que mide el paro de año en año, la evolución no puede ser mejor, ya que Ciudad Real encadena 67 meses seguidos rebajando las cifras del desempleo, en este mes, en más de 3.800 personas.
La bajada del desempleo de junio se puede achacar a un sector concreto, el de los servicios. El inicio de las contrataciones estivales ayudó a reducir la lista de parados en este grupo de actividad en más de 340 personas, más de la mitad, aunque junio también dejó menos parados en todos los sectores productivos, desde la agricultura, a la construcción y la industria, donde la cifra de desempleados es la más baja desde noviembre de 2008.
La consejera de Economía en funciones, Patricia Franco, destacó ayer en Toledo los datos del paro que situó como el mejor los últimos 11 años, con Castilla-La Mancha como la segunda comunidad autónoma del país en creación de empleo en junio.
Entre los sindicatos, se afirmó que siendo unos datos «positivos» los que apunta el Ministerio de Trabajo en la provincia de Ciudad Real, en CCOO indicaron que su apuesta «debe abundar en la estabilidad y en la mejora de las condiciones laborales» en sectores como los servicios o la agricultura «y seguir trabajando en un cambio en el modelo productivo y laboral para generar y consolidar empleo de calidad y con derechos, que ponga freno a la precariedad y la desigualdad».
En el PSOE, su secretario de Empleo de la Ejecutiva provincial del PSOE de Ciudad Real, Ricardo Calzado, destacó las políticas implantadas en materia de empleo por los gobiernos socialistas que «mejoran el mercado laboral», a tenor del dato de mayor número de cotizantes a la Seguridad Social en España, en la región y en la provincia de Ciudad Real que afianza esta línea de trabajo. Sin embargo, desde el PP se puso el acento en otras cifras, las del desempleo femenino y el paro entre menores de 25 años. «Los jóvenes y las mujeres de la provincia de Ciudad Real son los más castigados por el paro de toda Castilla-La Mancha», dijo el popular Miguel Ángel Rodríguez, que instó a Junta y a Diputación a tomar «medidas urgentes para que la brecha laboral entre hombres y mujeres deje de aumentar».
No en vano, la diferencias por sexos siguen siendo uno de los principales problemas que afectan al mercado laboral provincial, donde hay casi el doble de mujeres paradas que de parados.
En CCOO también apuntan a esa brecha y piden «medidas de actuación urgente y positiva para conseguir una mayor incorporación al mercado de trabajo y de calidad de las mujeres en sectores masculinizados». «Es el momento de exigir al nuevo gobierno de Castilla-La Mancha la recuperación de las inversiones en la provincia de Ciudad Real, la recuperación de la industria medioambiental en Puertollano y por tanto la generación de empleo estable en la provincia», afirmaron desde el sindicato. Por su parte, en UGT pidieron «revertir la tendencia al empeoramiento de la calidad en el empleo, marcada por más precariedad, derivada del abuso de la temporalidad y de la contratación a tiempo parcial involuntario; para lo que es condición sine qua non derogar las reformas laborales de 2010 y 2012». En Ciudad Real, durante el pasado mes de junio, esa temporalidad ascendió al 92 por ciento, que, sin embargo, es la más baja de los últimos doce meses en la provincia.