La Diputación adecuará tres vías para la seguridad del lince

Antonio Criado
-

La Institución provincial invertirá más de 50.000 euros en tres carreteras situadas en Sierra Morena Oriental, la zona de reintroducción de este ejemplar en Ciudad Real

La Diputación adecuará tres vías para la seguridad del lince - Foto: PABLO LORENTE

El compromiso de la Diputación de Ciudad Real con la conservación del lince ibérico se volverá a escenificar en los próximos meses con la adecuación de tres carreteras en la zona de Sierra Morena Oriental para intentar reducir el número de atropellos de estos ejemplares. La institución provincial invertirá más de 50.000 euros en la implantación de medidas que disminuyan las causas de mortandad no natural de estos felinos.
En concreto, el equipo de Gobierno que dirige José Manuel Caballero actuará en la CR-5042, entre Viso del Marqués y San Lorenzo de Calatrava; la CR-6102, desde la A-4 hasta la intersección con la CM-3200; y la CR-6111, de Torrenueva a la pedanía de Las Virtudes. Todas estas vías se encuentran en la comarca de Sierra Morena Oriental, una de las dos zonas de reintroducción del lince ibérico en Castilla-La Mancha.
Entre las actuaciones en carreteras con singular afección sobre especies en peligro de extinción o en espacios protegidos se incluyen la adecuación de márgenes y pasos de fauna, y la señalización e instalación de mallas y dispositivos reductores de velocidad. En concreto, los técnicos consideran necesario habilitar una serie de drenajes e instalación de vallados que reconduzcan la fauna hacia ellos para evitar posibles atropellos en la CR-5042, como los ocurridos en 2009 y 2013 con los ejemplares ‘Helecho’ y ‘Flaca’. Es además una zona de constante cruce de una hembra territorial asentada en la zona, ‘Llera’, y de varios individuos con localización terrestre.
En la CR-6102, entre la A-4 y la CM-3200, los técnicos advierten de una elevada densidad de conejo en determinados tramos, lo que podría provocar un efecto llamada para algún ejemplar de lince que se mueva por la zona. Un escenario que se repite en la CR-6111. Además de la adecuación de los márgenes de la carretera, con la eliminación de la vegetación que dificulta la visibilidad, y del refuerzo de la señalización vertical, el proyecto contempla la colocación de catadióptricos disuasores de fauna, ahuyentadores ópticos que tienen la función de crear una barrera que aleje a los animales de la carretera.
Los disuasores ópticos consisten en materiales reflectantes, normalmente instalados en los hitos de carretera, a fin de que reflejen la luz de los vehículos proyectándola hacia las áreas circundantes, cunetas y márgenes. De esta manera se pretende alertar a los animales que frecuenten los márgenes de la vía y evitar que se acerquen a ella.
Los atropellos en infraestructuras de transporte, fundamentalmente carreteras, constituye la principal causa de mortalidad no natural del lince ibérico, con unas cifras que se han disparado en los últimos años en las zonas de presencia estable de la especie y los territorios donde se están gestando las nuevas poblaciones a través de proyectos de reintroducción. Con esta medida, financiada con fondos Feder, se pretende conseguir aminorar la incidencia de los atropellos en las carreteras mediante la aplicación de las actuaciones citadas con anterioridad, ya que han demostrado su efectividad en otras zonas con poblaciones de lince, al tiempo que se posibilita la permeabilización de las infraestructuras y la desfragmentación del paisaje para este felino, permitiendo la colonización de las áreas con hábitat favorable y promoviendo el intercambio genético entre diferentes poblaciones.