A prisión los detenidos tras el mayor alijo de contrabando

Pilar Muñoz
-

Han sido apresados en una operación dirigida por la Guardia Civil de Ciudad Real siguiendo el rastro de un incendio en una nave de Manzanares que escondía una fábrica clandestina en la provincia para elaborar tabaco con fines de 'exportación'

Más de 25 detenidos de una red internacional de contrabando - Foto: Pablo Lorente

La Guardia Civil de Ciudad Real ha dirigido una operación en el sur de España contra una organización internacional dedicada al contrabando de tabaco siguiendo el rastro de un incendio declarado en septiembre del año pasado en una nave del polígono industrial de Manzanares (1.500  metros cuadrados), según ha podido saber La Tribuna.
Agentes de la Guardia Civil de Ciudad Real han apresado en el marco de esta operación a más de 25 hombres, ocho de ellos ingresaron el martes 2 de abril en la prisión de Herrera de La Mancha porque los calabozos de Ciudad Real y Tomelloso se quedaron pequeños.  

Esta mañana acaban de ingresar en la cárcel de Herrera de La Mancha 10 de los 25 detenidos tras pasar a disposición judicial en Manzanares y en las próximas horas lo harán el resto, aseguran a La Tribuna fuentes jurídicas. Todos son de nacionalidad ucraniana, salvo uno que es búlgaro. Se les acusa de pertenencia a banda organizada, contrabando de tabaco y delitos contra la salud pública.

Fuentes próximas a la investigación aseguran que es la mayor operación contra el contrabando en España después de la operación 'Nécora' en Galicia, en el 90. 


Se trata de ciudadanos del este del Europa, concretamente de Ucrania y de la república de Bulgaria, algunos de ellos podrían pertenecer a una organización criminal  de contrabando de tabaco y otros  ser meros trabajadores captados en sus países de origen a través de un anuncio de trabajo como han aducido paisanos suyos que fueron detenidos tras el incendio declarado en una nave del polígono  industrial de Manzanares a mediados de septiembre de 2018.  
 El fuego arrasó la nave, quedando sepultados entre los escombros dos hombres cuyos cadáveres fueron descubiertos cinco días después de originarse el incendio. Entonces se dijo que la nave llevaba tiempo abandonada, sin explotar y que se estaba tramitando una licencia de actividad para un negocio de almacenamiento y clasificación de ropa de segunda mano.
A consecuencia del fuego resultaron heridos seis hombres de origen ucraniano, tres fueron trasladados al Hospital de Quemados de Getafe. También se dijo que estas personas dormían en la nave junto a otras que consiguieron escapar y que fueron detenidas días después.
Se efectuaron una veintena de detenciones y a 13 personas se les imputó de forma provisional delitos contra la salud pública y contra los derechos de los trabajadores.
La trama. La Guardia Civil de Manzanares inició las averiguaciones y conforme avanzaba la investigación se empezó a atisbar el vértice de lo que se perfilaba como una organización internacional de grandes dimensiones que al parecer había empezado a montar una fábrica para elaborar tabaco con fines de ‘exportación’, al ‘comercio’ exterior.
Según los informes periciales, a los que ha tenido acceso este periódico, en el pasillo del nave se encontraron restos de palets y cartón carbonizado perteneciente a cajetillas de tabaco y otros objetos carbonizados que pudieron obstaculizar la salida a las personas que se encontraban en su interior.
El fuego se inició en el pasillo central de la nave principal probablemente por acción de algún tipo de trabajo de mantenimiento, obra o manipulación de algún elemento capaz de generar una chispa o deflagración. Los investigadores hallaron tres focos y han concluido que el incendio no fue intencionado, pero al haber dos muerto puede constituir un delito de homicidio imprudente.

La Guardia Civil, agentes de la Unidad de Policía Judicial de Ciudad Real, siguieron avanzando en la investigación que les ha llevado hasta el sur de España donde al parecer la misma organización internacional habría montado otra fábrica para elaborar tabaco.
Los responsables de este grupo criminal «viajan a España», inspeccionan varios lugares, eligen el mejor situado para evitar ser sorprendidos y ponen en marcha una fábrica clandestina de tabaco para vender en el extranjero.
La organización ‘destinaría’ a la zona a subalternos y también captaría a gente en sus países de origen, Bulgaria y también en Ucrania, para la faena. Les pagan el billete para volar a España y luego en   Barajas (aeropuerto de Madrid) les recogerían, les montarían en una furgoneta y los trasladarían a la fabrica. Les daban las instrucción por escrito y les llevaban la comida, es decir en una situación de esclavitud y totalmente alejados para evitar que pudieran huir o denunciar a la organización.
Estas actuaciones ligadas a la nave de Manzanares se declararon secretas en su día, pero el Juzgado  que instruye la causa la ha abierto parcialmente.
Secreto de actuaciones. Las actuaciones que ha liderado la  Guardia Civil de Ciudad Real están declaradas secretas, han informado a este diario fuentes jurídicas.
En la operación dirigida y coordinada por los investigadores del Instituto Armado en la provincia de Ciudad Real han caído más de 25 personas de origen ucraniano y búlgaro, que están a la espera de pasar a disposición judicial en los próximos días ya que se hará en tres tanda al tratarse de un número elevado de detenidos. En la operación han intervenido agentes de la Guardia Civil e investigadores de este Cuerpo en Ciudad Real, además de efectivos de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, así como agentes de otras provincias, debido a la magnitud de la operación policial. Por el momento, se desconoce el peso y la cuantía del tabaco requisado en las zonas donde se ha intervenido.