Ecologistas eleva a 12 las muertes de linces

LT
-

La asociación recuerda que los cuatro cachorros de la hembra disparada a bocajarro también son bajas. EA recuerda que las muertes se producen por «caza de especies protegidas»

Ecologistas eleva a 12 las muertes de linces

Celebra Ecologistas en Acción que tras haber denunciado la muerte de cuatro  4 linces ibéricos del programa de recuperación de la especie en los Montes de Toledo, la Junta, «por fin, ha empezado a dar información». Ahora bien, lo celebran con muchas reservas porque afirman que ni están siendo transparentes ni explican «las cosas como con». En este sentido, acusan a los responsables del Gobierno regional de «falsear la realidad intentando ocultar las dimensiones del daño causado por la práctica de distintas modalidades de caza y, lo que es peor, de las bajas efectivamente producidas por esta causa».
Y es que, Ecologistas en Acción señala que no son ocho, «sino probablemente doce», los linces muertos en los Montes de Toledo en lo que va de año. Y aclaran que además de las ocho bajas reconocidas por la propia Consejería de Desarrollo Sostenible -cuatro por atropellos y otros   cuatro a consecuencia de prácticas cinegéticas- hay que sumar los cuatro cachorros que estaban a cargo de ‘Nenúfar’, la lincesa muerta de un disparo a bocajarro, y «que se han perdido tal y como ha dado por hecho la propia Junta». Subrayan desde EAque estos cuatro cachorros también son «parte de la mortalidad de la especie». 
Pero Ecologistas también reprocha la terminología utilizada por la Junta en lo que consideran «un ejercicio de ausencia de rigor técnico y jurídico» porque , el Gobierno habla de que las muertes de linces denunciadas por Ecologistas en Acción han sido causadas «por furtivos». En este punto, replica Ecologistas en Acción que el furtivismo «es una práctica tipificada en el código penal, concretamente en el artículo 335 que se introdujo específicamente a petición de los cazadores». Y matizan que dicho artículo, según su apartado 1, «se aplica sólo a especies no protegidas, es decir a las cinegéticas». 
Por eso, recuerdan a la Junta que «la caza de especies protegidas es un delito del artículo 334 del código penal, cuestión que el Gobierno debiera saber y decir cómo es» .
Así pues, desde EAcalifican de «falso» que el furtivismo fuera la causa de la muerte de linces e insisten en que son una especie protegida que han muerto en el transcurso de actividades cinegéticas tanto legales como ilegales.