Casi 200 bodegas catalanas, en Fenavin

LT
-
Casi 200 bodegas catalanas, en Fenavin - Foto: Fotos Rueda Villaverde

El Instituto del Cava traerá a 18 bodegas, mientras que la Cámara de Reus estará presente con 23 marcas y la DO Montsant ha reservado su espacio para una decena

Casi 200 bodegas de todas las denominaciones de origen catalanas han decidido apostar por Fenavin 2019 para impulsar su negocio exterior, una apuesta que tiene que ver con el gran volumen de importadores presentes y las posibilidades de reunirse con ellos con una agenda cerrada. Así lo destaca, por ejemplo, la Cámara de Reus, que traerá en esta edición a 23 bodegas, ocho de ellas de la marca Vermut de Reus. Para su equipo técnico,  «la Feria Nacional del Vino es un instrumento perfecto para impulsar el negocio -sobre todo el internacional- de nuestras bodegas y el lugar de encuentro idóneo para profesionales del sector». Para esta institución, que acude por segunda vez a Fenavin,  se trata de «una plataforma excepcional para descubrir nuevas oportunidades de negocio» y «un escaparate perfecto donde mostrar nuestros productos al mundo».
En esta línea, Mar Torres, gerente del Instituto del Cava, que participará por cuarta vez en la feria, resalta que «los costes competitivos, junto con la posibilidad de atracción de compradores internacionales, hacen que Fenavin sea actualmente un referente para el vino español». El Instituto el Cava, del que forman parte casi 60 bodegas productoras, destaca que «la Feria Nacional del Vino representa sin duda interesantes oportunidades para nuestras empresas para abrir o desarrollar sus mercados», antes de resaltar que «las bodegas con las que acudimos, un total de 18, buscan conseguir interesantes contactos que les permitan potenciar sus marcas y desarrollar sus negocios en los mercados internacionales».
También coincide en señalar el peso del negocio exterior en Fenavin Elisabet Sáez Querol, la secretaria técnica de la DO Conca de Barberá, una joven indicación protegida catalana que acude a la feria por segunda vez. En este sentido, señala que uno de los puntos fuertes de la feria es la implicación de los importadores, ya que «cuando cierras citas con ellos para la feria cumplen con su agenda». Su objetivo pasa por «encontrar importadores que busquen una DO singular y con productos diferentes».
UE Corpinnat. Y Fenavin es también el escenario elegido para la primera presencia en una feria de proyección internacional de la marca colectiva de la UE Corpinnat, que distingue a los vinos elaborados por nueve bodegas del Penedés con uva 100% ecológica y que se han separado este mismo año de la DO Cava con una producción de dos millones de botellas. En la feria estarán seis: Can Feixes, Llopart, Nadal, Sabaté i Coca, Recaredo y Torelló.
Para esta nueva marca colectiva, «es indiscutible que Fenavin se ha convertido en la feria referente del vino español, con una importante proyección internacional». «Importadores  de todos los rincones del mundo se dan cita en la feria y tienen grandes expectativas comerciales depositadas en ella».
Como señalan desde su equipo directivo, «la feria se convierte en el puente idóneo para la búsqueda de nuevas oportunidades de negocio, con el objetivo de posicionar vinos espumosos de calidad con identidad propia y esencia mediterránea, de gran diversidad y versatilidad».
Para Corpinnat, que la feria «se haya quedado pequeña en cuanto a espacio se refiere, es un buen indicativo tanto del gran trabajo realizado desde la organización como de los resultados obtenidos por parte de las bodegas expositoras». Asimismo, destaca un ‘Programa Contacte Con…’ que, en su opinion, «debería ser copiado por otras ferias».
En cuanto a la DO Tarragona, aunque es la primera vez que participa como indicación protegida, algunas de las bodegas que ocuparán su estand ya han estado previamente en la feria ciudadrealeña y valoran un sistema que «va a permitir llevar hecho un trabajo previo que es muy importante», en referencia a la posibilidad de cerrar las agendas de contactos con compradores.
La DO Montsant, integrada por 57 bodegas DE la zona del Priorat y de la Ribera del Ebro, estará presente por segunda vez en la feria con diez. «Es una feria crucial para ellas, especialmente para reforzar su presencia internacional», señala.
El director de FENAVIN, Manuel Juliá, celebra esta importante presencia de bodegas catalanas, puesto que «representan a una parte muy potente de la industria vinícola del país, con propuestas muy interesantes y formas de trabajar pioneras en algunos aspectos».