Tráfico retira el carné a 5 mayores y pone restricción a 914

M.Lillo / R. Santamarta
-
Tráfico retira el carné a 5 mayores y pone restricción a 914 - Foto: Reyes MartÁ­nez

La pérdida de agudeza visual o auditiva se sitúan entre los principales factores en la merma de capacidades de los conductores senior que cuentan con restricciones

La Dirección General de Tráfico (DGT) ‘echó el freno’ el año pasado a cinco conductores mayores de 65 años que deseaban renovar su permiso de conducir, pero que no fueron considerados aptos para desempeñar estas destrezas. De este modo, Tráfico puso fin a su trayectoria al volante y les denegó el permiso al entender que no pueden seguir conduciendo por tener mermadas sus capacidades como automovilistas. El objetivo es evitar que pongan en riesgo su propia seguridad y la del resto de usuarios de la vía.  
Para estos casos, la Jefatura Provincial de Tráfico les abre un expediente de retirada del permiso debido al empeoramiento de sus aptitudes psicofísicas y concluye con el dictamen de pérdida de vigencia del carné. En concreto, en la última década, han sido un total de 28 mayores de 65 años de edad los que se han visto sometidos a este proceso, cinco de ellos en el pasado ejercicio 2018. De este modo, Ciudad Real se situó a la cabeza de la región en retirada de carnés de conducir a mayores, ya que en Albacete, Cuenca y Guadalajara sólo se hizo efectivos en un caso, respectivamente, y en la de Toledo en dos.
No obstante, a ellos habría que sumar un número indeterminado de conductores mayores que, voluntariamente, optan por no renovar el carné, poniendo fin así a su permiso de circulación. En estos casos, son conocedores de sus limitaciones y de las consecuencias que pueden ocasionar al volante y de ahí que decidan ‘dejar en punto muerto’ definitivamente su permiso de conducción.
Sin embargo, mientras que el número de expedientes de retirada  del carné de conducir es reducido, con tan sólo los cinco expedientes mencionados en el último año en la provincia, Tráfico impuso limitaciones a muchos más, en concreto a 914 mayores de 65 años, según los datos facilitados a este diario por el Portal de Transparencia del Gobierno de España.
En este sentido, se tiene en cuenta que las capacidades psicofísicas se ven mermadas con la edad, pero que no en todos los casos les incapacitan para seguir siendo automovilistas. La pérdida de la capacidad visual o auditiva están detrás de gran parte de las restricciones que se imponen a la hora de ponerse al volante, pero también se tiene en cuenta que con la edad el procesamiento de la información puede verse reducido en algunos mayores. Además, fármacos como diuréticos, analgésicos, antihipertensivos o calmantes para hacer frente a enfermedades crónicas también pueden afectar a las destrezas de los automovilistas, ya que en muchos casos disminuyen la concentración y aumentan el tiempo de reacción.
Teniendo en cuenta estos aspectos, Tráfico impuso el año pasado limitaciones a la hora de conducir a más de 900 de mayores de 65 años de la provincia de Ciudad Real y, entre esas restricciones destaca la  obligación de conducir sólo en la franja diurna, prohibiendo así que se pongan el volante durante la noche. También está el establecimiento de un radio de circulación  para un determinado número de kilómetros, por ejemplo, desde su domicilio hasta determinados puntos, lo cual es habitual entre los ‘veteranos’ que viven en el medio rural, así como el establecimiento de la prohibición de conducir en autopistas o autovías, entre otras que suele aplicar Tráfico.
Sin embargo, la radiografía que ofrecen los datos muestra un descenso significativo del número de conductores mayores de 65 años que tienen limitaciones para conducir. En concreto, su número ha descendido en casi un 40 por ciento, puesto que durante el ejercicio anterior, en 2017, se situaron en los 1.477. Por provincias, Ciudad Real figura como la tercera de la región con mayor número de conductores senior con limitaciones para conducir, ya que lidera esta lista la provincia de Toledo, con hasta 1.650 y Albacete con 1.052. A mayor distancia se sitúan las provincia de Cuenca, 264, y Guadalajara, con 373.