240 entidades no sanitarias y empresas son cardioprotegidas

S. L. H.
-

Entre ellas hay colegios o polideportivos, pero también muchas empresas, centros comerciales, cines y teatros. Toledo y Ciudad Real son las provincias más protegidas ante paradas cardíacas

240 entidades no sanitarias y empresas son cardioprotegidas - Foto: Reyes MartÁ­nez

La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria estima  que en España fallecen diariamente 100 personas por parada cardíaca. Una cifra que se puede reducir si se aplica la desfibrilación temprana, una acción que aumenta las posibilidades de salvar vidas. Un cartel verde, con un corazón y un rayo, marca que existe un lugar cardiorrespiratorio y que hay una persona capaz de utilizarlo, y por lo tanto, de salvar una vida. Y es que, cuando se produce una parada cardiaca fuera de un centro sanitario, la intervención inmediata de personas formadas en la práctica de maniobras de resucitación cardiopulmonar (RCP) y en la aplicación de desfibrilación precoz, constituye un eslabón fundamental para mantener la cadena de supervivencia de quienes sufren la parada cardiaca.
El Registro de Entidades no Sanitarias con desfibriladores semiautomáticos externos (DESA) es un registro dependiente de la Consejería de Sanidad creado para el seguimiento y control de las entidades que tengan instalado un DESA o los particulares que voluntariamente lo soliciten, así como de los equipos instalados. Este Registro está regulado por el Decreto 9/2009, por el que se regula el uso de estos aparatos fuera del ámbito sanitario.
En Castilla-La Mancha, según los datos que maneja la Junta de Comunidades, hay cerca de 240 entidades no sanitarias que tienen instalados DESA. Entre ellas hay residencias de mayores, polideportivos, departamentos de Policía Local, piscinas municipales, colegios, institutos o ayuntamientos, pero también empresas, centros comerciales y teatros.
El reparto por provincias es llamativo. La que más DESA tiene instalados en centros no sanitarios es Ciudad Real con 86, seguida de la provincia de Toledo, con 68.
Luego, en tercer lugar pero lejos se sitúa Guadalajara con 37, seguida de cerca por la provincia de Albacete, con 32. En último lugar encontramos a la provincia de Cuenca con solo diez desfibriladores.
El Decreto de 2009 también explica el proceso de autorización de personas para el uso de los desfibriladores. Detalla que se autoriza, al margen de licenciados en Medicina y diplomados en Enfermería, a aquellas personas que acrediten haber superado un curso de formación.
Este curso tendrá una duración mínima de ocho horas. Los contenidos teóricos del mismo ocuparán el 25% del tiempo de formación y los contenidos prácticos el 75%.
Los contenidos teóricos se adaptarán a las recomendaciones del European Resucitation Council y se entregarán por escrito o en soporte informáticos a los alumnos al inicio del curso. Los contenidos prácticos se estructurarán en cinco apartados: reconocimiento de la parada cardiorrespiratoria (PCR); manejo de la situación de un interviniente y combinada con dos intervinientes (desarrollarán los papeles de líder y acompañante); vía aérea; manejo del DESA; y manejo combinado de soporte de la vía aérea y utilización delDESA.
El decreto también explica que tras cada utilización del desfibrilador será responsabilidad de la entidad que lo ha instalado, enviar, en un plazo inferior a 24 horas, un informe redactado por la persona que lo utilizó, así como los registros de la actividad eléctrica del desfibrilador.
El uso del DESA comporta, en todo caso, la obligación de contactar inmediatamente con el 112, con el fin de garantizar la continuidad asistencial y el control médico sobre la persona afectada.