La primera victoria se hace esperar

Cándido de la Cruz
-

1
Villarrubia
1
Talavera
Finalizado
El conjunto blanquiazul inaugura su casillero de goles, pero continúa sin conocer el triunfo en la categoría tras empatar con el Talavera

Dieguito festeja el primer gol de la historia del Villarrubia en Segunda B. - Foto: Pablo Lorente

Hay empates que saben a triunfos y otros que lo hacen a derrota. El de esta noche supo a muy poco, sobre todo porque el Villarrubia acarició su primer gol, disfrutó yendo por delante en el marcador, paladeó un triunfo que llegó a creer posible y puso contra las cuerdas a un Talavera que no encontraba soluciones en el Nuevo Campo. Al final sólo logró un punto, insuficiente para un equipo que quiere más. 
Tras dos empates sin goles ante Algeciras y Córdoba, y sobre todo la derrota de la pasada semana frente al San Fernando (3-0), había que dar un golpe encima de la mesa para demostrar las virtudes de un equipo que ha llegado a la categoría de bronce para quedarse. Lo hizo todo bien para sumar los tres puntos en un partido muy serio ante el Talavera, pero tendrá que seguir remando.
Justo antes del comienzo Samu, de rodillas y con los brazos abiertos en la portería, imploraba un partido sin sobresaltos, un choque plácido para sus intereses dejando la meta a cero, tal y como había hecho en las dos primeras jornadas. 
No en vano, el maliense regresaba tras haber participado con su selección en una convocatoria internacional con la misión muy clara: no recibir ni un solo tanto, lo que elevaría las opciones del Villarrubia de firmar su primer triunfo de la temporada. 
Pero para ello había que perforar la portería contraria, algo que todavía no había conseguido el conjunto de Javi Sánchez en los tres encuentros disputados con anterioridad.
Mientras el Talavera mostraba su preferencia por atacar por el costado izquierdo, con Sergio Martínez y Cristian, el Villarrubia intentaba crear problemas a la espalda de la defensa talaverana.
Lo mejor, un tiro raso de Copete desde fuera del área que atrapaba sin problemas Óscar Santiago y un disparo al lateral de Dieguito en una jugada de estrategia.
Entre los hombres de negro, los talaveranos, acercamientos que finalizaban sin mayores consecuencias en las manos de Manu Diarra, y si no lograba atrapar el esférico tocaba lo justo para despejar a córner, como en una clarísima oportunidad de Samu Corral cuando el atacante visitante intentaba elevar el balón por encima del maliense. Y es que el partido iba a requerir de toda la paciencia posible, de encontrar la oportunidad adecuada y acertar. 
Parecía que el gol iba a llegar en una gran combinación por la izquierda que desbarataba Juanra, pero lo iba a conseguir el Villarrubia en el minuto 40, cuando Dieguito soltaba un fuerte disparo desde la esquina del área que se colaba en la meta talaverana. Un golazo que hacía justicia a un conjunto local más incisivo en la recta final de la primera parte. 
Tras más de 310 minutos en Segunda División B llegaba el primer tanto de la historia del Villarrubia en la categoría. En ese justo momento se despejaban muchas dudas, se ahuyentaban los fantasmas para un conjunto que poco a poco va cumpliendo con sus objetivos en este arranque de temporada.
Por delante, una segunda parte en la que el Villarrubia ni mucho menos se dedicó a aguantar el resultado. Frente a un Talavera cada vez más obligado por las circunstancias a buscar la meta local, los de Javi Sánchez intentaron jugar con velocidad a la contra. No le gustaba a Fran Alcoy lo que veía sobre el terreno de juego y rápidamente movía ficha con la entrada de Pablo Aguilera y Zamorano dentro de un Talavera que tuvo una buena oportunidad en las botas de Expósito, pero que no llegaba con facilidad a la meta del Villarrubia.
A la buena actuación coral de los blanquiazules se superponía la excelente actuación individual de Dieguito. No sólo marcó el tanto, una ‘obsesión’ satisfecha, sino que siguió buscando la meta de Óscar Santiago obligando al portero talaverano a intervenir mandando a córner un disparo ajustado al palo.
El Talavera pasó a modo de acoso y derribo, pero no lograba acumular ocasiones claras y se veía obligado a intentarlo desde lejos. Zamorano provocó que Samu Diarra tuviera que intervenir en dos tiempos, pero poco más hasta que un pase a la espalda que no logró atajar Andriu dejaba a Samu Corral en una situación inmejorable para marcharse hacia la meta local y batir a un Samu Diarra que poco pudo hacer. 
La plegaria del maliense al principio del choque no había sido atendida en un final de encuentro bronco, un empate que al Talavera le supo mejor que a un Villarrubia que peleó hasta el último aliento, incluso con un gol anulado a Andriu en el último instante, pero la primera victoria tendrá que esperar. En la próxima jornada, nuevo derbi regional frente al Villarrobledo en el Virgen de la Caridad.