La capital, epicentro del ladrillo

C. de la Cruz
-

Ciudad Real aglutina un cuarto del total de visados de obra en la provincia en una actividad que certifica su tendencia positiva

Imagen de una obra en proceso de construcción - Foto: RUEDA VILLAVERDE

Los vaivenes que ha sufrido el sector de la construcción obligan a mantener la cautela, pero los datos evidencian una recuperación respecto a los tiempos más complicados de la crisis económica. Hasta el pasado 15 de septiembre se contabilizaron un total de 520 visados de obra nueva en la provincia, cifra que arroja un aumento respecto al pasado año y que certifica un crecimiento sostenido desde 2015.
Los visados, trámite obligatorio emitido por los colegios oficiales para obtener la licencia de obra, es un indicador fiable para conocer el estado del sector. El propio presidente el Colegio Oficial de Arquitectos de Ciudad Real, Teodoro Sánchez-Migallón, señala que «estamos en una curva ascendente de un 10% de crecimiento respecto al año pasado, septiembre ha empezado con mucha fuerza respecto a a otros años». En 2017 se registraron un total de 685 visados y en 2018 se alcanzó la cifra de 759; la actual tendencia, con 520 visados hasta el 15 de septiembre, permite realizar una previsión cercana a los 900 visados en diciembre si no se produce un estancamiento.
De esta forma, el presidente del Colegio subraya que «hay una mejora sobre el año pasado, Ciudad Real es una provincia muy regular frente a otras. En Toledo están teniendo un 10% menos de visados, en Cuenca están peor, en Guadalajara es más irregular por el corredor del Henares y en Albacete se mantiene, pero con un crecimiento muy pequeño».
En general, «el sector va consolidando la recuperación desde 2015, se decía que 2019 iba a ser un año de frenazo dentro de otra crisis inmobiliaria, pero no es cierto con los datos que tenemos», explica Sánchez-Migallón.
En el epicentro de esta recuperación se sitúa Ciudad Real, con 133 del total de visados emitidos este año (25,5%), frente a localidades que han descendido su actividad: Alcázar de San Juan ha sufrido una notable bajada desde los 108 visados a los 22 que acumula actualmente; Almagro sólo cuenta con 14; Puertollano mantiene una tendencia baja con sólo 16 visados, al igual que Tomelloso, con 17. Junto a Ciudad Real, localidades que registran tendencias positivas son La Solana (49 visados), Daimiel (33) o Valdepeñas (25).
La capital domina con claridad la actividad edificadora, que se debe «al crecimiento demográfico, Ciudad Real es la única ciudad en la que se genera población. En otoño del pasado año se observó que ya volvieron las promociones y por eso hay esos números tan grandes».
En este sentido, el gerente de la empresa constructora Alfer, Manuel Sánchez-Montañés, reconocía que «venimos de una parte muy baja en un sector que ha superado momentos muy malos, y ahora se está volviendo a comprar. Hay que ir con cautela porque muchas veces visamos sin estar las obras vendidas».
Sobre el caso concreto de Ciudad Real, con las promociones de obra nueva, Sánchez-Montañés confirma que «antes había una serie de promotores que se quedaba durmiendo y ahora al ver que los que hemos cruzado el río no nos hemos ahogado lo están intentando»; un movimiento que refleja, al fin y al cabo, que «vamos en positivo».
Desde la Asociación Provincial de Empresarios de Construcción de Ciudad Real (APEC), su presidente, Manuel Carmona, mantiene que «se puede hablar de una estabilización de la actividad desde 2014 en adelante, ya que en 2013 se marcaron mínimos históricos de actividad en el sector». Desde esta fecha, añade Carmona, « la tendencia ha sido al alza, pero de manera muy moderada y suave de forma que la actividad del sector se mantiene en unos parámetros ajustados».
Asimismo, Carmona pone el foco en la obra pública, y es que advierte que «hemos observado, aun sin contar con todos los datos objetivos en la mano, que se ha producido un parón después de junio, lo que también obedece a que muchos de esos visados proceden de obras licitadas por la administración y tras las elecciones se produce un parón».


Otro dato. Más allá de los visados, otro indicador a tener en cuenta es el que ofrece el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre compraventa de vivienda, que revela, a julio del presente año, que en la provincia se ejecutaron 330 transmisiones de derechos de propiedad. La cifra es muy lejana a las 820 de mayo de 2007 como mayor índice de la serie histórica consultada, pero se mantiene más o menos estable dentro de las habituales subidas y bajadas de este dato por meses.  Carmona destaca que «sobre el papel, estos parámetros mejoran, y ello hace que se recupere la venta de vivienda. Digo sobre el papel porque entendemos que también hay una parte que debe mejorar, y es el acceso a la compra de vivienda para los jóvenes». 
 


Las más vistas