Una nueva vida

M. Lillo
-
Una nueva vida - Foto: [PABLO LORENTE; Pablo Lorente]

La provincia cuenta con estaciones de tren, como la de Almagro, en las que ha desaparecido el trato humano y en las que el edificio ha dejado de sentir el pulso de los viajeros que se conectaron con otros puntos del país

Besos de bienvenida, abrazos de reencuentro, paseos de impaciencia, nervios rotos por la espera, lágrimas por la partida, sonrisas ante un regreso... De todos estos momentos han sido testigos callados muchos de los edificios de las estaciones de tren de la provincia que, como la de Almagro, fueron punto de referencia para miles de familias que se conectaron por la línea de ferrocarril con otros puntos de España y que hoy se encuentran cerradas a cal y canto, como el edificio pintada del blanco y añil tan característico de la villa encajera. Estaciones que han dejado de sentir el pulso de los viajeros, donde se compra el billete en una máquina y se accede directamente al ferrocarril. Del andén al tren, apenas un salto.

Los raíles de la estación almagreña están abiertos 24 horas al tráfico ferroviario y «normalmente tiene personal de 7.00 a 15.00 horas, pero debido a obras de mejora, el edificio de viajeros se encuentra cerrado temporalmente», según explica a La Tribuna Adif, la administradora de estaciones ferroviarias, en relación con una estación que el año pasado vio pasar a 21.559 pasajeros, tantos como historias de ida y vuelta pueden viajar en el tren. Maletas que se mueven por trabajo, por estudios, por ocio, por amor... tantas las razones de viajar como los motivos que pueden estar detrás del cierre de las estaciones de tren de la provincia, a la que, por cierto, la Alta Velocidad llegó con su primera línea.

«A principios de año hubo un derrumbamiento justo encima de la zona donde está el despacho de billetes y lo que me dijo el director de las infraestructuras de la línea es que tenían que hacer un estudio de todo el edificio por las vigas que habían cedido, que podían estar otras vigas afectadas y antes de que hubiera peligro, cerraban el edificio para hacer un estudio, presentar el proyecto y que lo arreglaran», afirmó a este diario el alcalde de Almagro, Daniel Reina, quien comentó que, de hecho, el pasado día 27 de septiembre, todos los grupos de la Corporación llevaron al Pleno municipal una moción para solicitar el arreglo de la estación y también que se revitalice esta línea de tren convencional.

Más información en la edición impresa