El Brexit duro de Johnson cierra el paso a 40.000 toneladas

LT
-

La Federación de Empresas de Transporte advierte de que un divorcio salvaje entre Reino Unido y la UE reduciría la licencia de camiones para entrar en las islas

El Brexit duro de Johnson cierra el paso a 40.000 toneladas - Foto: Rueda Villaverde


Si queda alguna duda sobre cómo será el divorcio entre la Unión Europea y el Reino Unido, programado para el próximo 31 de octubre, los últimos movimientos del primer ministro británico, Boris Johnson, empiezan a clarificar su hoja de ruta y a abocar a las partes hacia un Brexit duro que pondría en cuestión las ventas exteriores de las empresas ciudadrealeñas en ese territorio, devolviendo las operaciones a la casilla de salida del pago de los aranceles. Ese escenario supondría complicar las ventas en el Reino Unido, por su encarecimiento, y amenaza una factura anual que ronda los 90 millones de euros desde la provincia de Ciudad Real, una cifra que pese a la sombra de la separación ascendió el año pasado hasta rozar los 100 millones de euros. A esa sombra, conocida, se suma una más, tal y como alerta la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (Fenadismer), que sería no sólo las dificultades para vender en el Reino Unido sino la imposibilidad de hacer llegar las ventas a su destino, porque el Brexit salvaje reduciría a una décima parte las licencias que tienen los camiones nacionales para circular por el territorio británico. O lo que es lo mismo, supondría tener que buscar una alternativa a 40.000 de las más de 44.000 toneladas en ventas que viajan anualmente al Reino Unido por las carreteras.
Ante tal escenario, cunde la preocupación. Fenadismer alerta acerca de las «nefastas consecuencias que tendría para el actual intercambio comercial por carretera» entre España y el Reino Unido, «ya que su salida del mercado único europeo dificultaría gravemente el libre movimiento de personas y mercancías, principal pilar de la Unión, limitando de forma drástica el volumen de camiones que podrían realizar transporte entre ambos países». Según las cuentas de la federación, anualmente son 8.000 los camiones españoles que circulan con total libertad por las carreteras del Reino Unido, participando en el tránsito de mercancías, «que se verán afectados por nuevos trámites aduaneros al paso por la frontera británica, lo que afectaría principalmente a las exportaciones españolas de productos agroalimentarios, automoción, productos farmacéuticos y mercancía general». De hecho, la salida del marco comunitario sustituiría los acuerdo que rigen en el espacio europeo «por la autorización multilateral denominada Cemt, de las que España sólo otorga 800 licencias anuales para camiones». Dichas autorizaciones «serían las únicas que permitirían el tránsito entre ambos países», y se solicitan en la actualidad para circular por países no comunitarios, «por lo que en caso de tener que utilizarse para el desplazamiento al Reino Unido obligaría a reducir el intercambio comercial con otros países no miembros de la UE».
El flujo comercial entre el Reino Unido y la provincia de Ciudad Real depara unas ventas anuales que rondan los 90 millones de euros, y que el año pasado crecieron hasta los 99,6 millones. De esa cantidad, la mayor parte, 69,37 millones de euros, fueron mercancías que alcanzaron su destino en las islas británicas por carretera, alrededor de 44.000 toneladas de productos que llegaron al Reino Unido en camiones. Si el Brexit duro limita ese flujo al 10 por ciento, y teniendo en cuenta que esas licencias Cemt se mantengan, supondría que alrededor de 4.000 toneladas tendrían el paso garantizado al Reino Unido, pero para 40.000 toneladas habría que buscar alternativas o reducir el flujo hacia otros mercados terceros para favorecer la ruta hacia el Reino Unido. El sector más afectado sería el del vino y las bebidas, responsable de 15.800 de las 44.000 toneladas del total de las exportaciones por carretera al territorio británico.