El 6% de Primaria y Secundaria estudia ya con tablet

Hilario L. Muñoz
-

La ampliación del Carmenta a 42 centros educativos de la provincia de Ciudad Real, 25 más que el pasado curso, implica que 3.375 ciudadrealeños se incluyan en el proyecto regional de innovación

El 6% de Primaria y Secundaria estudia ya con tablet - Foto: Pablo Lorente

Un total de 3.375 alumnos dejarán los libros este curso y en su lugar tendrán una tablet dentro del aula para impartir sus materias. Se trata de los estudiantes que forman parte del programa Carmenta de la Junta de Comunidades, una iniciativa que se puso el año pasado en marcha, de forma piloto, con 17 centros, y que este año amplía los colegios e institutos inscritos hasta los 42.
Este dato lo aportó el delegado provincial de la Consejería de Educación, José Jesús Caro, quien apuntó que de esos estudiantes 1.473 son alumnos de Secundaria, de los 20.500 que hay, y 1.912 de Primaria, de los 30.000 existentes. La cifra implica que un 6 por ciento de estudiantes de ambas etapas cuenta con tablet en vez de libros.
«Son dos cursos los que llevamos con este programa en marcha», expuso el delegado de Educación, quien avanzó que «son muchos los centros que se van a ir incorporando a este programa».
Los estudiantes de instituto se trata de alumnos de primero y de segundo de Educación Secundaria, de tal manera que hay centros que se incorporan nuevos, como el Maestre de Calatrava, y otros como el Torreón, en la capital, que ya contaba con estas tecnologías dentro del aula. En cuanto a los colegios hay alumnos de tercero hasta sexto de Primaria, ya que el año pasado comenzó en tercero en algunos centros y en otros en quinto. «La idea es darle continuidad entre las dos etapas educativas», argumentó Caro, con esa mirada al futuro de un programa que aún tiene muchas posibilidades de desarrollo.
«No hay diferencias significativas en la utilización del recurso entre las dos etapas educativas ya que el objetivo es el mismo, se quiere utilizar estos materiales digitales como un recurso didáctico en sustitución del libro», dijo Caro, quien apuntó que, de momento, «no se puede prever» si habrá Carmenta en el Bachillerato de la región, algo que se decidirá en el futuro. «La intención aún es que se amplíe al mayor número de centros de educación infantil, de primaria y de secundaria».
Para ello, desde la Junta de Comunidades cuentan con una demanda constante para incorporarse. «Hasta ahora todos aquellos que han mostrado su voluntad se han podido adherir y la Junta de comunidades va a seguir apostando por la digitalización de las aulas con el proyecto Carmenta y con el de escuelas conectadas», con el segundo se facilita la mejora tecnológica. Son dos proyectos de innovación educativa en los que hay facilidades a los centros para que se puedan incorporar a estos programas.
Hay que tener en cuenta que en el Carmenta «el tamaño de la población o del centro no importa» a la hora de implementarlo. Por ejemplo, en la provincia de Ciudad Real existen dos centros rurales agrupados, donde hay estudiantes de varios cursos en la misma aula, que están incluidos dentro de este proyecto de nuevas tecnologías. «El tamaño de la población no es un hecho destacable y hay poblaciones de todos los lugares geográficos y de todos los tamaños», dijo José Caro.
En este sentido, el delegado explicó que «no hay lista de espera» para formar parte del Carmenta en estos dos cursos pasados y la intención es que «a lo largo de, este los que lo soliciten se incorporen el próximo año». Igualmente señaló que «no ha habido ninguna renuncia» de ningún centro, algo que cree es fruto de que son los propios colegios quienes lo solicitan «libremente». Cuando se pide ya «el profesorado está sensibilizado en el empleo de las nuevas tecnologías en el aula y el consejo escolar así lo ha transmitido». La idea es que el programa con este método logra una buena aceptación pese a que todos los tiempos siempre incluyen ciertas incertidumbres.
Hay que recordar que el proyecto Carmenta usa para su denomnación el nombre de la diosa griega de la innovación y la tecnología y consiste en la utilización por parte del alumnado y del profesorado de tabletas en las que se instalan las licencias digitales de las asignaturas que se vayan a trabajar en este formato, fundamentalmente asignaturas troncales, como matemáticas, lenguaje, ciencias naturales y ciencias sociales, de la editorial que el centro escolar elija. Cada aula cuenta además con un monitor digital interactivo en el que podrán trabajar en grupo, explicar contenidos o hacer correcciones de ejercicios para toda la clase.