Hacia una estación cálida

I. Ballestero / E. Press
-
Hacia una estación cálida - Foto: Rueda Villaverde

La previsión estacional de la Aemet sitúa la estación entrante en el tercil elevado de temperaturas y en el medio de precipitaciones

La primavera comienza hoy a las 22.58 horas, hora oficial peninsular, y durará 92 días y 18 horas, finalizando así el 21 de junio con el comienzo del verano, según cálculos del Observatorio Astronómico Nacional (OAN), del Instituto Geográfico Nacional (IGN), dependiente del Ministerio de Fomento.
La previsión estacional de la Agencia Estatal de Meteorología apunta a una primavera de temperaturas altas y media en cuanto a precipitaciones con respecto a la media de otros años. Aunque será hoy cuando la delegación regional de la Agencia detalle sus previsiones para la estación entrante, en la previsión estacional que realiza la Aemet entre marzo y mayo ya se apunta a una primavera cálida, en la que lo más probable es que la temperatura se encuentre en el llamado tercil superior, con medias por encima incluso de los 15 grados centígrados. En cuando a las precipitaciones, y tomando como referencia también el periodo entre 1981 y 2010, la previsión estacional de la Aemet sitúa a la provincia dentro de la zona con una mayor probabilidad de moverse dentro del tercil medio de las últimas décadas, en este caso entre los 75 y los 150 litros por metro cuadrado.
Según explica el OAN, el inicio de las estaciones viene dado, por convenio, por aquellos instantes en que la Tierra se encuentra en unas determinadas posiciones en su órbita alrededor del Sol.
En el caso de la primavera, esta posición se da cuando el centro del Sol, visto desde la Tierra, cruza el ecuador celeste en su movimiento aparente hacia el norte. El día en que esto sucede, la duración del día y la noche prácticamente coinciden. A esta circunstancia se la llama también ‘equinoccio de primavera’. En el momento en que en el hemisferio norte empieza la primavera, en el hemisferio sur comienza el otoño.
El inicio de la primavera es la época del año en que la longitud del día se alarga más rápidamente. A las latitudes de la península, el Sol sale por las mañanas más de un minuto antes que el día anterior, y por la tarde se pone más de un minuto después. Como consecuencia, al inicio de la primavera, el tiempo en que el Sol está por encima del horizonte aumenta casi tres minutos cada día.
Según informa el OAN, a lo largo de la primavera no se producirá ningún eclipse de Sol o Luna. La primera luna llena de la primavera será el 21 de marzo, y las siguientes, 29 ó 30 días después. Así, se darán otras tres lunas llenas en esta primavera lo días 19 de abril, 18 de mayo y 17 de junio.
En cuanto a la visibilidad de los planetas, al amanecer serán visibles Venus, Saturno y Júpiter, que durante el mes de junio será visible toda la noche, mientras que al anochecer será visible Marte.
Con respecto a las lluvias de meteoros, se podrán observar aquellas que se producen ocasionalmente en esta estación. Las dos lluvias de meteoros más importantes de la primavera serán las Líridas, con un máximo hacia el 22 de abril, y las Eta-acuáridas, cuyo máximo sucederá hacia el 6 de mayo.
Asimismo, es en primavera, en concreto en el último domingo de marzo, cuando se realiza el cambio de hora para adaptarse al horario de verano.