40 años de cárcel por asesinar a su mujer y a su hijastra

Pilar Muñoz
-
40 años de cárcel por asesinar a su mujer y a su hijastra - Foto: Rueda Villaverde

El magistrado que presidió el Tribunal del Jurado que enjuició a Manuel José Yébenes por el doble crimen cometido en su casa de Daimiel el 13 de febrero de 2017 impone al procesado 20 años de cárcel por cada uno de los dos asesinatos

Diez días después de que el jurado popular del caso del doble crimen de Daimiel emitiera el veredicto de culpabilidad, el magistrado presidente del Tribunal, Luis Casero, ha hecho pública la sentencia en la que impone 40 años de cárcel a Manuel José Yébenes por el asesinato con alevosía de género de su mujer, Ana Belén Ledesma, de 46 años y natural de la localidad albaceteña de Bienservida, y de la hija de ésta, Ana María Pérez, de 18, la mañana del 13 de febrero de 2017 en su casa de Daimiel.
El magistrado le condena en costas y también le impone la obligación de participar en programas formativos de educación sexual relacionados con violencia de género, en programas formativos destinados a la erradicación de la violencia como método de resolver conflictos y a someterse a tratamiento médico mediante controles médicos periódicos. 
El 19 de marzo, tras una larga deliberación, el jurado (siete hombres y dos mujeres) emitieron su veredicto: culpable de dos delitos de asesinato. El veredicto no fue unánime: siete votos a favor y dos en contra. El jurado también consideró la circunstancia agravante de parentesco en los dos delitos de asesinato, es decir juzgó probado que la hija de Ana Belén convivía con el matrimonio en la casa de Daimiel.
 Además de esta circunstancia que ha agravado la pena a imponer, el jurado estimó el atenuante cualificado de obcecación «con intensidad alta», como defendió la abogada Marisol Ortega.
Ante este veredicto, sobre todo en virtud de las circunstancias, el fiscal Jesús Gil se vio obligado a modificar su petición de condena habida cuenta de que ya no podía solicitar la máxima pena por asesinato, es decir 25 años. De este modo, el fiscal solicitó 23 años y seis meses por cada uno de los delitos de asesinato, es decir 47 años de prisión. En cuanto a la responsabilidad civil, pidió 50.000 euros para cada una de las dos hijas.
El fiscal delegado autonómico de Violencia de Género también solicitó la condena en costas.
Los abogados Mariano López y  María Teresa Ontanaya que han ejercido la acusación particular elevaron la petición de pena a 24 años de prisión por cada uno de los dos asesinatos.  La defensa, de su lado, demandó al magistrado presidente una pena «moderada» tras sostener que su cliente es un hombre con problemas de salud mental por sus circunstancias y que actuó obcecado por un pensamiento recurrente de ruina económica que achacaba a su mujer. 
Hechos probados. En la sentencia dictada por el magistrado Luis Casero se recoge que Manuel José Yébenes era una persona dependiente de su hermano tras la muerte de sus padres hasta que conoció a Ana Belén Ledesma y contrajo matrimonio con ella. En el marco de esta relación, según la sentencia, le autorizó a manejar su economía, incorporándola como autorizada en sus cuentas bancarias, que en el momento del matrimonio alcanzaba una cantidad de unos 300.000 euros. Ello no fue recíproco porque ella no le autorizó a él a manejar sus cuentas. El acusado también tenía alguna propiedad inmobiliaria y por consejo de su esposa vendió una cochera para conseguir efectivo, que fue gastado inmediata y rápidamente.
Desde noviembre de 2014, cuando contrajeron matrimonio, Manuel Yébenes «vivió con la convicción de que su esposa hacía una buena administración del dinero del matrimonio, así como del dinero privativo que había generado antes del mismo, y bajo esa convicción nunca revisaba sus cuentas», hasta que unos días antes del 13 de febrero de 2017 cuando acudió al banco y le dijeron que estaba en la ruina. En ese momento, «al tener conocimiento de que sus ahorros habían desaparecido, siendo su esposa la que se lo gastó todo indiscriminadamente, encontrándose entonces psicológicamente sin salida alguna», le dijo que quería el divorcio, a lo que ella hizo caso omiso, dado que ni siquiera quiso concretar ni tratar los puntos de un posible convenio regulador de divorcio. En aquellos días, se vio obligado a pedir apoyo económico a su hermano, que le entregó un billete de 50 euros que, ante el miedo de que se lo quitara su esposa, lo escondió en una caja de registro de la luz, en el salón.
El día 13 de febrero de 2017, sobre las nueve de la mañana, Manuel Yébenes asió un cuchillo de la cocina y arremetió contra su esposa Ana Belén Ledesma, con el infortunio de que su hija Ana María fue para ver qué estaba ocurriendo y recibió, al igual que su madre, diversas puñaladas. Ana Belén pudo en un primer momento huir por el interior de la vivienda hasta salir al rellano de la planta, llegando hasta la puerta de la vivienda. Su marido la persiguió y en ese lugar la remató. Le asestó 9 cuchilladas y 15 a la hija.
El magistrado concluye que la quiebra económica ya se había producido y la esposa quería abandonar la vivienda, luego no parece que su muerte fuera la solución de nada, y mucho menos la muerte de la hija de ésta. Matar, no puede ser la solución a ningún problema, sentencia el juez.