600 hectáreas inundadas a pesar de la ausencia de lluvias

A. Criado
-
600 hectáreas inundadas a pesar de la ausencia de lluvias - Foto: Pablo Lorente

La reciente entrada de la primavera no ha venido acompañada de lluvias, pero los aportes del río Guadiana permiten que Las Tablas mantengan unas 600 hectáreas encharcadas del total de 1.750. No se solicitará a corto plazo medidas excepcionales

La ausencia de precipitaciones en el presente año hidrológico ya está haciendo mella en el campo y los pantanos de la provincia, aunque en el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel todavía no han saltado las alarmas. La reciente entrada de la primavera no ha venido acompañada de lluvias, pero los aportes del río Guadiana permiten que el humedal manchego se mantenga en unas 600 hectáreas de superficie encharcadas, frente a las 450 que presentaba a 1 de febrero. En declaraciones a La Tribuna, el director de Las Tablas, Carlos Ruiz de la Hermosa, asegura que el Guadiana sigue aportando al humedal «del orden de 250 litros por segundo», una cantidad que «visualmente se nota que está descendiendo» con el paso de los días, «algo lógico teniendo en cuenta la ausencia de precipitaciones y la activación del regadío». Comenta que si la situación no cambia en abril desde el punto de vista pluviométrico, las aportaciones del Guadiana finalizarán antes que el pasado año, cuando dejó de entrar agua en Las Tablas a mediados de julio. En este punto, Ruiz de la Hermosa explica que los informes de la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) y del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) hablan de «una tendencia descendente del Acuífero 23, que tiene su traslación a la entrada del caudal del río, que ya este 2019 se retrasó también un mes con respecto al año anterior. El humedal no empezó a recibir aportes del río hasta aproximadamente el 10 de febrero. En el escenario actual, mientras el Guadiana siga aportando agua a Las Tablas y a la espera de que lleguen las necesarias lluvias de abril y mayo, Carlos Ruiz de la Hermosa descarta, «por sentido común», solicitar a corto plazo un trasvase o poner en marcha sondeos de emergencia. No obstante, tal y como recordó hace unas semanas el presidente del Patronato de Las Tablas de Daimiel, Esteban Esquinas, el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) recoge estas posibilidades en el caso de que el humedal descendiese en primavera por debajo de las 600 hectáreas, justamente la superficie que a día de hoy se encuentra encharcada. Además de la lógica preocupación por la situación hídrica, el presidente de Las Tablas destaca la tendencia al alza del turismo registrada durante los primeros meses del año. En enero y febrero pasaron por el parque nacional 19.789 personas, casi 2.700 más que en el mismo periodo del año anterior, en el que se contabilizaron 17.086 visitantes. (Más información en la edición impresa)