De las pistas de atletismo al ordenador

Eduardo Gómez
-

El solanero Antonio Serrano, entrenador de grandes atletas españoles, apuesta por esperar antes de decidir sobre un aplazamiento de los Juegos Olímpicos

Antonio Serrano, trabajando en su casa en Madrid. - Foto: LT

Antonio Serrano (8-3-1965. La Solana) vive estos días pegado a su ordenador y al teléfono móvil, lejos de las pistas de atletismo, su hábitat natural. El entrenador manchego dirige la preparación de una veintena de atletas, seis de ellos con marca mínima u opciones reales de estar en los Juegos Olímpicos de Tokio, y su quehacer diario ha variado radicalmente obligado por la crisis sanitaria. 
«Estamos trabajando dentro de las posibilidades. Lo primero fue hacer una encuesta entre todos mis atletas para saber qué material disponían para entrenar. Después hemos hecho vídeos sobre fuerza, técnica de carrera y se los enviamos  cada día. De todos modos, ahora no podemos volvernos locos porque existe el riesgo de las lesiones», afirma el solanero, uno de los técnicos con mayor prestigio del atletismo español.
Además de en el aspecto físico, Serrano también incide en la cuestión mental. «Ahora es un momento en que a los atletas hay que motivarles y animarles mucho.  Como ahora tienen más tiempo, también pueden entrenarse más, aunque también descansan más. Hay que ser muy cautos».
Las nuevas tecnologías le permiten estar en permanente contacto con sus atletas. Aunque matiza que han establecido ciertas rutinas y horarios, al final «siempre te están llamando, preguntando cosas, te escriben… Si a eso le sumas que hay que estar en contacto con la familia, estás todo el día enchufado al móvil y ordenador».
Las fechas avanzan y cada vez va cobrando más fuerza la idea de cancelar los Juegos Olímpicos de Tokio, al menos en sus fechas programadas, del 24 de julio al 9 de agosto. Serrano, en este sentido, apuesta por la cautela. «Hay que esperar antes de tomar una decisión. Si el 10 de abril seguimos así o peor habría que estudiarlo seriamente, pero creo que queda tiempo», analiza el manchego, que recuerda que ahora el virus se va a propagar a otros países y que las condiciones de entrenamiento no serán las mismas. «Por mucho que se hable del espíritu de los Juegos Olímpicos, una vez allí, es puramente competición, la gente va a ganar. Si se puede aplazar algún mes o incluso un año habría que estudiarlo».
En su grupo de trabajo hay seis atletas con opciones reales de competir en Tokio, todos ellos debutarían además en la cita olímpica, lo que supone para todos «un sueño, están muy motivados. Para ellos, estos momentos son complicados por el aspecto mental. Intentan seguir entrenándose como pueden, pero está esa incertidumbre de si se van a disputar o no. Sólo queda esperar», apostilla. 
 Junto a lo deportivo, Antonio Serrano muestra también su preocupación por las repercusiones económicas derivadas de esta alerta sanitaria. «No se sabe el tiempo de confinamiento, hay que esperar unos días a ver cómo evoluciona todo, pero tampoco creo que podamos estar mucho tiempo en esta situación, con todo prácticamente paralizado».