scorecardresearch

El año COVID le costó a la provincia 2.500 habitantes

R. Ch.
-

74 de los 102 municipios de la provincia perdieron población en 2020, el noveno año seguido en el que Ciudad Real se vacía, aunque a un ritmo menor que los anteriores

El año COVID le costó a la provincia 2.500 habitantes - Foto: Rueda Villaverde

El año del coronavirus, el pasado 2020, terminó pasando factura a la demografía ciudadrealeña. La provincia perdió 2.454 habitantes, según las cuentas que oficializó el Instituto Nacional de Estadística en su revisión del padrón municipal a fecha de 1 de enero de este 2021 que toca a su fin.

Con este van nueve años seguidos en los que la provincia pierde población después de que los 12 anteriores la ganara. Según la radiografía del padrón de inicios del año, vivían en Ciudad Real 492.591 personas, 14.300 menos que hace cinco años y casi 38.000 menos que hace diez, cuando la curva demográfica se empezó a torcer. La población ciudadrealeña es ahora la misma que tenía en 2004.

El primer análisis es el del impacto del coronavirus en esa cuenta. Y es fundamental. A lo largo del pasado año murieron en la provincia casi 7.000 personas, un dato que no se daba desde 1946, en los años duros de la posguerra. Según las cuentas del Sescam, más de 1.300 de esas defunciones fueron por el coronavirus, casi 1.400 según el INE que anota otras 430 muertes más en las que se sospecha que el SARS-CoV-2 fue el motivo del deceso. A eso se une un nuevo estancamiento de los nacimientos, con la cifra más baja de alumbramientos (3.412) de la historia demográfica reciente, y que no pudieron compensar el saldo positivo tanto de la migración exterior como interior, que dejaron más vecinos en la provincia en 2020: 1.116 llegaron desde fuera de España y 221 desde otros puntos del país. 

Aunque la provincia roza ya una década de pérdida de población, el 2020, pese al COVID, fue el segundo 'menos malo' de ese periodo. El ritmo de pérdida de población se ralentiza, como ya pasó en 2019. Así, Ciudad Real ha pasado de perder casi 7.000 personas al año a 716 de 2019 y los 2.454 del pasado.

Esa pérdida de población se focalizó, en el último año, en las grandes ciudades. Entre los 10 municipios más poblados gana habitantes uno, Miguelturra; entre los 20 con más habitantes, solo se suman a ese listado Herencia y Pedro Muñoz; y entre los 50 con más vecinos, solo ocho municipios más ganaron vecinos: Argamasilla de Calatrava, Moral de Calatrava, Piedrabuena, Pozuelo de Calatrava, Porzuna, Torralba de Calatrava, Poblete y Torrenueva. El resto de esos 50 más poblados, 39, perdieron habitantes.

Esas pérdidas se localizan en puntos concretos de la provincia. Seis de cada diez vecinos que 'desaparecieron' del padrón lo hicieron en siete municipios. El que más notó esa caída fue Puertollano. En un año restó 571 habitantes. Aquí son ya once los años seguidos en los que bajan las cifras de habitantes en la ciudad industrial, que marcó su techo, en el último cuarto de siglo, en 2010, con 52.300 habitantes. Ahora tiene 46.036.

El siguiente municipio que más población se dejó en 2020 fue la capital. Ciudad Real rompe cuatro años de aumento del padrón tras perder 400 vecinos, aunque sigue por encima de la barrera de los 75.000 habitantes. Según el INE, en Ciudad Real viven 75.104 personas. 

Completan el ranking de despoblamiento en el año del coronavirus Alcázar de San Juan, que perdió 218 empadronados, Tomelloso (184), Daimiel (145), Manzanares (117) y Argamasilla de Alba (111). 

Descensos.

En porcentaje, las mayores bajadas de población se localizan, entre los pueblos de más de un millar de habitantes, en puntos de la comarca de Montiel, como el propio Montiel o Villanueva de la Fuente, además de Fuente el Fresno, Aldea del Rey o San Carlos del Valle. El municipio de mayor tamaño que más vecinos perdió fue Almadén, donde la sangría de población no se explica ya solo por el factor coronavirus. Desde que hay datos del padrón, desde 1996, ha sufrido una bajada tras bajada de población cada año: 2.400 vecinos ha perdido en un cuarto de siglo, uno de cada tres. El otro municipio donde la curva ha sido siempre descendente desde mediados de los 90 es Viso del Marqués, que ha perdido 1.000 de los algo más de 3.000 habitantes que llegó a tener.

El caso contrario es el de Miguelturra. Desde ese año, desde 1996, es el único municipio de la provincia que gana vecinos, padrón a padrón. El siguiente que se le aproxima es Poblete, que lleva sumando vecinos desde el año 2000. Ambas son localidades del entorno de la capital y ambas encabezan el incremento poblacional de 2021. La  primera ganó 160 vecinos más, la segunda, 92. Entre el resto de los 100 municipios de la provincia, únicamente Herencia supera el medio centenar de nuevos vecinos y solo 24 municipios mejoran sus datos de población de 2020 y  la mitad de ellos lo hace por un margen de menos de 10 habitantes. 

Comprueba aquí cómo varía la curva de población de cada uno de los 102 municipios de la provincia: