La desaceleración contendrá el crecimiento al 2% hasta 2022

L.G.E.
-

El consejero de Hacienda pronostica que el PIB crecerá al 2% en 2020 y al 1,9% en 2019 y 2022. Prevé un decrecimiento de las exportaciones, pero que se compensará con el consumo interno

El consejero de Hacienda avanzó estas previsiones junto con la portavoz del Gobierno - Foto: Ví­ctor Ballesteros

El consejero de Hacienda repitió ayer más de una vez que han sido muy «prudentes» a la hora de hacer pronósticos económicos, que son necesarios para luego ajustar el cálculo del techo de gasto. «Si somos prudentes en estimaciones de crecimiento, también lo seremos en la estimación de los ingresos», se justificó Juan Alfonso Ruiz Molina.
No ocultó que hay una tendencia de «cierta desaceleración en la economía». Por eso prevén cerrar este 2019 con un crecimiento del 2,3% del PIB y luego lo baja al 2% para 2020 y al 1,9% tanto para 2021 como para 2022. Ruiz Molina apuntó que en todos los casos son crecimientos que superan en una décima los pronósticos de crecimiento de la media del país.
bajarán las exportaciones. El consejero de Hacienda reconoció que esperan una bajada de las exportaciones, que precisamente han ido disparadas incluso durante los años de la crisis.  En concreto habla de un «previsible decrecimiento de las exportaciones a la UEy el resto del mundo». Reconoce que hay «un alto grado de incertidumbre por la guerra comercial China-Estados Unidos, el Brexit y Alemania, que podría entrar en recesión».  
Pero con todo, la economía regional seguiría creciendo a ese 2% de ritmo anual porque confía en el consumo interno. Estiman que se mantendrá la demanda aparejada a una subida de salarios y también prevén un «ligero incremento del comercio interregional».

Pide a la ministra que si tiene una fórmula para pagar a las regiones, no lo demore

La Junta calcula que el Estado le debe 360 millones de las entregas a cuenta. Por eso el consejero de Hacienda ve difícil poder cumplir con el déficit en 2019 y reconoce que ya no pagan tan rápido a los proveedores como antes. Dice que el último dato que tienen es de pagos a 44 días. «Es un pequeño retraso», matiza, «pero tenemos que ir más lento, no tenemos la misma tesorería en base a las previsiones de caja».
Juan Alfonso Ruiz Molina urge a la ministra de Hacienda que busque una solución. De partida, dejó caer que no está «totalmente de acuerdo» con lo que dice la Abogacía del Estado para impedir este procedimiento con un Gobierno en funciones. Pero además recuerda que las cámaras legislativas «no están en funciones» y que pueden hacer cambios si hay una norma que impide estos pagos. A la ministra le pide que si tiene una fórmula para abonar estos anticipos antes de diciembre, que no lo demore.