Los apicultores estudiarán las flores para crear una DO

Ana Pobes
-

La nueva junta directiva de la Asociación Profesional busca levantar un sector en el que las plagas como el abejaruco y la varroa han dejado mermas en la producción del 50 y el 60%

Los apicultores estudiarán la afloración para crear una DO - Foto: PABLO LORENTE

No corren buenos tiempos para los agricultores y ganaderos pero tampoco para los apicultores, quienes ven cómo el sector poco a poco se van hundiendo ante la imposibilidad de aguantar «bajos» precios y plagas como el abejaruco, cuyas presas favoritas son las abejas, y la varroa, un ácaro que puede llegar a aniquilar la población. Situación que ha llevado a mermar la producción entre un 50 y un 60 por ciento, como así lo explica el nuevo presidente de la Asociación Profesional de Apicultores de la provincia, Javier Colado, quien, en declaraciones a La Tribuna, argumenta que uno de los retos que se ha marcado la renovada junta directiva es trabajar para intentar levantar el sector a través de la puesta en marcha de diferentes proyectos. Entre ellos, se encuentra la de crear una Denominación de Origen (DO) propia que ayude a promocionar e impulsar una miel que «nada tiene que envidiar a la de la Alcarria», comarca entre las provincias de Guadalajara y Cuenca y que desde el año 1992 comercializa la miel bajo los parámetros de calidad de la DO.
De momento, la asociación ha dado ya sus primeros pasos y se ha unido como Agrupación de Defensa Sanitaria (ADS) de cara a poder recibir ayudas europeas. Subvenciones procedentes que se destinarán, comenta Colado, a estudiar e investigar las flores y plantas de la provincia y poder avanzar así hacia esa Denominación de Origen propia que contribuiría a dar un empujón a un sector que en la actualidad vive una situación «desesperante y catastrófica», lamenta el presidente de la asociación y también alcalde de la Entidad de Ámbito Territorial Inferior al Municipio (Eatim) El Torno. En León, por ejemplo, explica, la miel se vende a 150 euros el kilo, debido, seguramente, «a la existencia de flores y plantas únicas en esa zona» y eso, es lo que queremos hacer en la provincia para poder competir con otras comunidades autonómas. Ese es el futuro y en esa línea, subraya, «vamos a trabajar». «Sería un revulsivo para los apicultores y supondría un prestigio para la calidad de nuestra miel».  
La mortandad de abejas, los efectos del cambio climático con «cortas primaveras», los bajos precios y la falta de un correcto etiquetado en el envase fueron algunos de los problemas que la asociación trasladó hace aproximadamente un par de meses a la delegada provincial de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Amparo Bremard, a quien, durante una reunión, le pidieron ayuda de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para financiar algunos de los tratamientos para poner freno a  amenazas como la varroa, ya que «el parásito se ha hecho resistente a los tratamientos para su extinción y su precio se dispara». Durante el   encuentro, la titular de Agricultura «dejó las puertas abiertas a ayudar al sector», aunque a día de hoy «no se ha producido ninguna respuesta», declara al tiempo que señala que en un futuro próximo se volverá a pedir una nueva reunión con Bremard. En un par de semanas, posiblemente el 18 de enero, continúa, trasladarán también sus reivindicaciones al presidente de la Diputación, José Manuel Caballero.
La nueva junta directiva, que se constituyó, ha trabajado también este tiempo por aumentar el número de asociados. Reto que por el momento va por el buen camino, ya que ha pasado de contar con unos 80 socios a superar los 110 con «varios apicultores interesados en adherirse».