"Al principio no me di cuenta de lo grave que había sido"

C. de la Cruz
-

Guillermo, futbolista del equipo juvenil del Atlético Tomelloso, se recupera del traumatismo sufrido en Toledo

Guillermo Rodero, juvenil del Atlético Tomelloso. - Foto: @jandresplp (Atlético Tomelloso)

Nadie imaginaba que lo que iba a ser una tarde de fútbol se acabó convirtiendo en una auténtica pesadilla. El partido de Liga Nacional Juvenil que se estaba disputando en el estadio El Arroyo de Toledo entre Odelot y Atlético Tomelloso tuvo que ser suspendido en el minuto 81 cuando el visitante Guillermo Rodero perdía la consciencia tras un fuerte golpe con un un muro del fondo del campo. 
El jugador, que fue trasladado en UVI móvil al Hospital Virgen de la Salud de Toledo, recibía el alta el domingo con la buena noticia de no tener ninguna lesión, aunque de momento debe guardar reposo hasta regresar paulatinamente a los entrenamientos con el equipo. 
Guillermo reconoce que «no me di cuenta de lo grave que había sido hasta ver todos los mensajes, la verdad es que me emocioné».  Las redes sociales se llenaron de mensajes de ánimo, y es que todas las alarmas surgieron desde el primer momento debido a cómo se había producido el accidente: «Lo último que recuerdo es que iba corriendo al lado del delantero y luego mis compañeros me han comentado que tropecé con él y fui a parar con la cabeza al muro».
Desde aquel instante, «me dijeron que tenía los ojos abiertos, pero sólo tengo un recuerdo ligero en la ambulancia» hasta que desde el centro hospitalario toledano comenzaron a llegar a noticias positivas. 
El defensa central ya había jugado antes en El Arroyo, pero «no te das cuenta de estas cosas, aunque antes del partido precisamente mis entrenadores comentaron que podía ser peligroso». 
Ahora todo cambia y reflexiona que «si te fijas hay campos con vallas y muros que pueden suponer un riesgo». 
Su caso, un ejemplo para mejorar en seguridad; una necesidad para evitar accidentes de gravedad en el futuro.