Muestra el horror de la trata de personas

María Ñacle
-

La exposición itinirante de fotografía «Punto y seguimos. La vida puede ser más» llega a la capital para sensibilizar a la sociedad sobre la trata de humanos

Muestra el horror de la trata de personas - Foto: Tomás Fernández de Moya

La exposición itinerante de fotografías bajo el título de ‘Punto y Seguimos. La vida puede más’ llegó ayer al Museo López-Villaseñor de Ciudad Real para reivindicar, visualizar y sensibilizar a la población sobre un problema tan grave como el de la trata de personas a través de una serie de fotografías realizadas y promovidas por el Secretariado de la Comisión Episcopal de Migraciones a través de la Sección de Trata de Personas.
 La muestra, que llega de la mano de Covide-AMVE (Cooperación Vicenciana para el Desarrollo - Acción Misionera Vicenciana de España) y la Concejalía de Cooperación Internacional, consta de 41 fotografías y cuatro paneles de texto realizadas por Fernando Mármol Hueso, arquitecto de profesión y gran aficionado a la fotografía.
 En las imágenes aparecen las personas que sobrevivieron a la trata de seres humanos y que quisieron participar voluntariamente. Muestran ante la cámara la realidad de la trata en tres grupos de fotografías: el drama vivido contra la dignidad y la vulneración de derechos, la indiferencia social ante el abuso y la explotación y la esperanza en un futuro libre de explotación, la vida, las posibilidades o los sueños cumplido.
 A la inauguración de la exposición asistieron la alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, junto con el delegado de Migraciones de la Diócesis de Ciudad Real, Julián Plaza Pérez de Madrid, y María Espinar, de Covide-AMVE.
 La edil aprovechó para agradecer el haber traído esta exposición a la capital «porque hay que visibilizar lo que es la trata. Si las mujeres sufrimos discriminación en todos los ámbitos de la sociedad: laboral, económico, etc.., llegamos a un grado supremo cuando se nos compra y se nos vende, porque eso hace que perdamos nuestra identidad como personas».
Por su parte, Plaza afirmó la necesidad de «reflejar que las víctimas de trata están en nuestra sociedad y a veces pasan inadvertidas y que estas personas viven auténticos dramas. Lo que se busca es dar una mayor sensibilización social para que algún día estos dramas se puedan superar ».
Espinar concluyó dando las gracias por el «esfuerzo realizado por todos, la exposición llegó hacerse realidad. Sin vosotros no hubiera sido posible».