Los salesianos despide al misionero Antonio César Fernández

Cándido de la Cruz
-
Los salesianos despide al misionero Antonio César Fernández - Foto: Tomás Fernández de Moya

El «mártir» asesinado en África recibe un multitudinario adiós en la iglesia de San Ignacio

La iglesia de San Ignacio se quedó ayer pequeña en la celebración de una misa funeral para despedir a Antonio César Fernández, misionero salesiano asesinado por un ataque yihadista el pasado 15 de febrero en Burkina Faso. Natural Pozoblanco (Córdoba) en 1947, Antonio César tenía una gran vinculación con Ciudad Real, lugar de residencia de su hermana Juana y de sus sobrinos. De hecho, en sus visitas familiares acudía al templo salesiano de la plaza del Pilar donde ayer los fieles se congregaron en su  memoria.
Con la asistencia de su familia, autoridades y miembros de diferentes grupos políticos, muchos feligreses dieron su adiós en una ceremonia presidida por Juan Carlos Pérez Godoy, provincial de la Inspectoría Salesianos Santiago El Mayor, que rompió a «llorar cuando me comunicaron su muerte porque conocía mucho a César, estuve con él en su África querida, donde se marchó tras recibir su llamada misionera». Pérez resaltó que César «es un mártir. Ha muerto por lo que era. Ha vivido como un santo por su manera de tratar a las personas, por poner paz en todas las cosas, por su manera de vivir».
El artículo 54 de las Constituciones Salesianas refleja que «cuando un salesiano muere trabajando por las almas, la Congregación alcanza un gran triunfo». La gran familia salesiana tiene en Antonio César de «la fe hasta el riesgo de dar la vida».
condena al terrorismo. Antonio César falleció a causa de tres disparos de un ataque yihadista a 40 kilómetros de la frontera sur del Burkina Faso cuando regresaba a su comunidad en Uagadugú junto a otros dos religiosos que sobrevivieron al asalto cuando fueron bloqueados por un camión que les impedía el paso.
El director del Colegio Salesiano Hermano Gárate, Julián Sánchez, lamentó el «horror» que supone el terrorismo, resaltando que «ningún credo habla de muerte». Asimismo, Sánchez, que comprendía el duro momento por el que están atravesando sus familiares, también resaltó que la celebración de esta misa funeral era «una tarde de gloria» hacia una persona que fue un ejemplo de vida. 
 

Los salesianos despide al misionero Antonio César Fernández Tomás Fernández de Moya
Los salesianos despide al misionero Antonio César Fernández - Foto: Tomás Fernández de Moya