Poesías a la esposa

Hilario L. Muñoz
-
Poesías a la esposa - Foto: Rueda Villaverde

Entrevista a Luis Díaz Cacho

Con catorce libros a sus espaldas, en solitario o con compañía y una decena de publicaciones colectivas, Luis Díaz-Cacho publica un nuevo texto dedicado a su esposa y al amor en general. Un libro pensado para ser privado, escrito durante décadas.  
¿Qué hay para el lector en Cartas de amor para Mavi?
Es un libro de epistolar, muy íntima, con cartas muy personales donde me desnudo perfectamente ante el lector o lectora. A mí no me cuesta desnudarme porque llevo mucho tiempo desnudándome, escribiendo y viviendo como pienso, pero a mi pareja, a Mavi, le ha costado algo más porque es un poquito más personal. Hemos aceptado el reto y si podemos compartir sensibilidad, ternura, emoción, amor  y paz a los lectores es lo que queríamos.
No es normal que un libro de poesía tenga un destinatario tan claro...
Éste es un libro que no estaba previsto editarse. Nosotros nos casamos el 12 de abril del 92 y en el 17 hacíamos 25 años, así que hice una edición especial con libros editados en los que había dibujos de mis hijos pequeños. Al editor del grupo Oretania le pareció que era un libro muy editable y que podía gustar mucho. Le quitamos la parte más afectiva y personal, los dibujos de los muchachos, y dejamos el prólogo de mi amigo y poeta Luis Romero de Ávila y del editor Julio Criado que hizo una introducción y lo hicimos más comercial.
Es el libro de las bodas de plata, entonces...
Sí es el libro de las bodas de plata y recoge tres libros anteriores Mi nube de algodón, Cartas de Amor desde Toledo y Cartas de amor para ti, más nuevas cartas. En total son 46 cartas, no todas dedicadas a mi pareja, algunas son más globales dedicadas a personas homosexuales, personas intersexuales, de Don Quijote a Dulcinea o una carta de relaciones a través de las redes.
¿Cómo se compagina ser político, alcalde de La Solana, y poeta?
Yo he estado en la política siendo Luis Díaz-Cacho y siendo fiel a mi mismo, no he cambiado comportamientos, amistades o hábitos pero no voy a negar que la política te puede o te quita sensibilidad. Ahí uno pelea consigo mismo para que quite la menos posible y por eso sigo escribiendo y sigo publicando.
Un político a corazón abierto tampoco es normal porque se puede usar un texto en su contra.  
Alguna vez ha ocurrido con algún verso. Por ejemplo, en un conflicto laboral con trabajadores me leyeron un poema de un libro que edité con Nemesio de Lara, En el Sáhara las palomas comen cuscús. Una cosa es cómo uno piensa y otra cosa es cómo se resuelven los problemas. Intento resolverlo como soy, con la misma elegancia y con la misma prudencia. La lectura significa que me había leído.
¿Qué pasa para que la poesía esté tan viva?
En los encuentros Oretania hemos descubierto cuánta gente escribe en nuestra provincia. Ahora tengo un problema porque empezamos cinco poetas en el encuentro Oretania y ahora hacemos encuentros de 20 ó 25 poetas. Somos una de las provincias más vivas en cuanto a gente que escribe y que publica.