Griezmann se viste de Messi

Agencias
-

El Barça se exhibe ante el Betis (5-2) gracias a un doblete del francés, que compensa la ausencia del astro argentino

Griezmann se viste de Messi - Foto: ALEJANDRO GARCÍA

El FC Barcelona enterró sus penas gracias a Antoine Griezmann para golear al Betis (5-2) en un partido que hizo olvidar el pinchazo del estreno y la ausencia de Messi, Luis Suárez y Dembélé, dejando toda la responsabilidad al nuevo chico de la oficina, que vivió su primera gran noche como jugador culé. 
Sin embargo, el partido comenzó con susto para los barcelonistas después de que Nabil Fekir se presentase al fútbol español con un gol de bandera. El delantero francés recogió un gran envío de Loren y cruzó el cuero ante la salida de Ter Stegen. El 0-1 resucitó los fantasmas para un Barça cuyas dudas salieron a flote en este tramo de partido. 
Antes del gol, Griezmann había avisado a Dani Martín con dos lanzamientos con picante y, tras el picotazo sevillano, llegó carrusel de ocasiones en botas de Rafinha o incluso De Jong, que la tuvo en el corazón del área. El holandés fue de más a menos y su actuación solo pudo ser empañada por el sensacional partido de Busquets. El centrocampista catalán, que llevaba mucho tiempo sin cuajar un partido así, generó el resurgir del Barça con recuperaciones fundamentales en la zona de construcción. Una de ellas llegó a los pies de Sergi Roberto y éste se la entregó a Griezmann con un pase delicioso por encima de la defensa verdiblanca. 
El 1-1 antes del descanso calmó los ánimos en el coso culé y en la segunda parte terminó de desatarse toda la tormenta. Griezmann puso en ventaja a los suyos con un zurdazo increíble y en esos 10 minutos llegó la condena del equipo de Rubi. Primero en botas del joven Carles Pérez, que marcó un gol que jamás olvidará, y después fue el turno de Jordi Alba. El internacional español metió la puntera en una de sus habituales internadas y mató a un Betis que se quedó solo aunque cogió aire en un chutazo pata negra de Loren. 
El obús se metió por la mismísima escudra, pero no cambió la cara de los andaluces. Cuando llegó su segundo gol, el Barça ya había metido el quinto en una jugada con sello propio que culminó Vidal a pase de Griezmann. El francés puso la guinda a su actuación y el chileno la llevó al tornillo. Un gol que hizo las delicias de la grada blaugrana.  
El marcador no se movió y el FC Barcelona celebró con júbilo un triunfo necesario. Los tres puntos, sumados a la derrota del Real Madrid este sábado, saben aún mejor en Can Barça y meten a San Mamés en el baúl de los recuerdos. El equipo de Ernesto Valverde levanta el vuelo y eso que -este domingo- jugaron sin Messi. 

 

Butarque deja de ser un fortín

 

 

El Atlético de Madrid derribó por fin en Primera el muro de Butarque gracias a un tanto de Vitolo, que decantó del lado visitante (0-1) un partido que por momentos también pudo caer del lado del Leganés.
Mucho más entonado desde el arranque del enfrentamiento, pudo adelantarse pronto el Atlético al combinar Koke y Morata en el borde del área antes de que el ariete rozase el palo con un disparo raso de primeras.
Hubo también incertidumbre cuando uno y otro intentaron encontrarse poco después, pero Tarín apareció providencial para evitar la conexión con un despeje. Fue una de las pocas intervenciones del zaguero, que se marchó lesionado al filo de la media hora.
Por entonces la cita ya había bajado en intensidad y Simeone, en busca de soluciones, decidió colocar a Lemar como carrilero izquierdo y a Saúl por dentro.
Tras el descanso, se sucedieron las imprecisiones durante algunos minutos con Omeruo como fiel reflejo del desconcierto. Dos acciones en las que pecó de exceso de confianza pudieron costarle un disgusto a su equipo pero la primera la alejó Siovas y la segunda terminó en un remate acrobático de Joao Félix que se fue por encima del larguero.
Hubo respuesta en el otro área gracias a una falta que Jonathan Silva estrelló contra el larguero seguida de instantes de acoso local. Abandonó su atrincheramiento el cuadro rojiblanco con el cuchillo entre los dientes, dejando un remate al palo de Saúl. Como colofón al toma y daca, un tiro de Eraso desviado por Oblak previo caos en la zaga rival.
Al frenesí le siguió la calma y ahí volvió a encontrarse cómodo el Atlético. Tanto que acabó llegando el gol. Joao Félix, en una internada por la derecha, desarboló a la retaguardia antes de ver un hueco por el que filtrar la asistencia para Vitolo. Controló éste y definió por bajo lejos del alcance del portero.
Pudo ser mayor el castigo para los de casa si Morata hubiera aprovechado un mano a mano después de una entrega de Koke, pero Soriano tapó bien su intento. El resto fue un alarde de buenas intenciones del Leganés, frenadas todas ellas por el orden atrás de un contrincante que supo cerrar el cruce.

 

El Espanyol sigue sin carburar

 

 

Diego López, portero del Espanyol, salvó a su equipo en el tiempo añadido con dos grandes paradas y los periquitos sumaron este domingo un punto en su visita al Deportivo Alavés (0-0) en Mendizorroza.
El equipo de David Gallego se apoderó del balón desde el arranque del encuentro, pero el conjunto vasco, con muchos hombres en el centro del campo, recuperó varios balones e intentó atacar de forma directa la meta de Diego López.
El primer aviso destacado fue del Alavés, en el minuto 12, cuando la presión dio sus frutos y una de las recuperaciones de balón derivó en un buen pase en profundidad de Aleix Vidal sobre Lucas Pérez, pero al delantero se le fue el disparo por encima de la portería rival. Los periquitos insistían en salir con el balón jugado, pero no lograban zafarse de la presión que ejerció el equipo vasco desde el inicio. Ninguno de los dos contendientes quiso arriesgar y el choque se fue al descanso con un empate a cero para dejar todo abierto en una segunda parte en la que Espanyol y Alavés se animaron a jugar al ataque más que en la primera.
En el comienzo fueron más protagonistas los de Asier Garitano, que embotellaron por momentos los visitantes y con la entrada de Joselu sumaron más hombres en las inmediaciones del área de Diego López, al que estuvieron cerca de batir entre Lucas Pérez y el propio delantero germano-español. Sébastian Corchia tuvo en sus botas la mejor ocasión hasta el momento para abrir el marcador después de recortar a Adrián Marín, pero su disparó lo despejó Fernando Pacheco en el minuto 60 con una buena estirada por bajo.
La entrada del delantero chino Wu Lei aportó frescura a los espanyolistas, que buscaron a su mejor arma ofensiva en una recta final trepidante en la que ninguno se conformaba con el empate. Pero fueron los locales los que buscaron el gol con ahínco en la recta final y a punto estuvieron de lograrlo el debutante Borja Sainz con un remate dentro del área que envió a córner Diego López en el tiempo añadido. En el saque de esquina posterior, el guardameta del Espanyol evitó el tanto de Rubén Duarte sobre la línea de gol y el choque concluyó con un empate a cero.

 

Odegaard hace sonreír a la Real

 

 

La Real Sociedad sacó los tres puntos de Son Moix este domingo gracias al gol de Odegaard a siete minutos del final (0-1), en la segunda jornada de LaLiga Santander. 
El Mallorca conoció la derrota en Primera y en su casa, lo que no hacía desde el pasado mes de diciembre. Ocho meses de fortín balear que terminaron con una buena actuación de la Real, liderada por el jugador cedido por el Real Madrid. 
Además de Odegaard el cuadro vasco funcionó muy bien con Illarramendi. Le faltaba llegada al equipo de Imanol Alguacil, y fueron los dos centrocampistas los que se la dieron en el tramo final. Illarra lo probó con disparo desde la frontal y Odegaard mandó a la red una bonita jugada visitante. 
Oyarzabal la había tenido antes del descanso, aunque Lumor se encontró también con el palo, en un centro envenenado desde la banda izquierda. La posesión de la Real ganaba metros pero fue una contra en un ataque del Mallorca la que les dio el triunfo que mantiene su buena línea este inicio. Mientras el Mallorca encuentra la primera traba tras su regreso a LaLiga con victoria la semana pasada.